Análisis de las ganancias conseguidas con la EPO

Yelestritova y Poliansky no consiguen mejoras con el uso de EPO

Analizando los resultados de los dos casos de doping de los JJ.OO, ambos con EPO, la primera conclusión es que, o bien usaron EPO falsa China o ¿ para qué lo hicieron si la mejora fue inexistente ?.

En el caso de la doble pillada Yuliya Yelistratova, nada hacía sospechar de su uso, típica triatleta de pronta edad, internacional a los 16, a los 17 metiéndose en plazas de finalista en Copas Continentales y a los 19 ganando alguna Copa de Europa.

Su mejor resultado en los últimos tiempos fue un triunfo en la Copa del Mundo de Salinas de 2018.

Después ya consumiendo EPO, es de suponer por los acontecimientos que estaría empezando con un tratamieto, el 5 de junio ganó la Copa de Europa de Dnipro, un auténtico pollo que tuvo que luchar duro contra la joven y desconocida noruega Lovshet a la que venció por un segundo. La semana siguiente en la Copa del Mundo de Huatulco, prueba que para ser de segunda división era otro pollo, finalizó la 22.

Esto significa que la toma de EPO no la hizo mejorar, pues en las dos Copas del Mundo de 2021 anteriores, con mucho más nivel, sus puestos fueron la 22 y la 25. Mejoró eso si en la Copa Europea que la pillaron, pues en Melilla hizo la 35, aunque había más nivel.

Después la pillaron ya en Tokyo días antes de la competición, pero viendo el desarrollo de la prueba y el de Igor Polyansky, es de suponer que Yuliya hubiera estado en el grupo de lapeadas.

El caso de Igor Poliansky, pillado el día 21 de julio en un control sorpresa a 5 días de los JJ.OO en su casa antes de partir a Tokyo.

Viendo su trayectoria en 2021, se podría decir que necesitaba EPO para tan siquiera poder acabar la prueba. No acabó en WTS Yokohama, tampoco el pasado año en Mundial de  Hamburgo, Lapeados en el Relevo de Lisboa, tampoco acabó en WTS Leeds y en las Copas del Mundo de Lisboa y Huatulco hizo el 36 y el 38.

Después acabó los JJ.OO en el puesto 43 tras de una carrera de 34:34. Con lo que corriendo los JJ.OO supuestamente con EPO su rendimiento mejoró respecto a las WTS que no conseguía acabarlas, pero su nivel era malísimo.

Igor de 31 años, debutó internacionalmente a los 16 saltándo una categoría y clasificándose en Junior. Después fue un asiduo de las WTS con un mejor resultado en 2017, un 7º en Yokohama.

Igor reflejaba el hundimiento de la Selección Rusa que llevaba viéndose desde los últimos 5 años, si tomando EPO corría así, mucho tendría que ganar para que le compensara.

 

También podría gustarte Más del autor