La decisión de Joan Colino

Joan Colino tuvo que elegir entre la paz interior o cumplir el reglamento

Joan Colino triatleta del ANB Triatlon, corrió el pasado fin de semana el IRONMAN 70.3 de Ecuador, corrió como PRO, y finalmente fue descalificado. Su actuación abre un debate de “que es mejor”.

El motivo de la descalificación fue no parar en el penalty box. La tarjeta le vino en el segmento ciclista.

Después no quiso parar por lo siguiente:

“Decidí no parar para ver hasta donde podía llegar con los mejores ( top 5 hasta el km 15 de carrera a pie), luego exploté y entré 7º en meta. A pesar de todo, estoy mucho más feliz que triste por lo ocurrido. Tanto la carrera, como los días previos por Ecuador, han sido una de las experiencias mas fuertes de mi vida”.

El dilema era claro, o parar 5 minutos en un penalty y perder todas las opciones o seguir en competición para internamente saber hasta donde puedes llegar en condiciones normales.

Creo que en la balanza Colino sacó más provecho con su decisión que si hubiera parado:

Verte adelante y saber que ir en esa posición te va a dar una “paz interior” que en el futuro te haga recordar que puedes ir a esos ritmos y estar en esas posiciones, especialmente cuando ya lo único que te juegas es los escasos puntos PTO, pues el dinero para el quinto estaba complicado, pesa más que parar 5 minutos en un penalty box.

En mi opinión creo que esta acción esta bien tomada siempre que la tarjeta no haya sido por una situación de la que saques un rendimiento en tiempo, por ejemplo drafting, acortamiento en recorrido o agarrarte a un coche.

Por la crónica de Colino así se desprende, la tarjeta debió ser por alguna de esas tonterías que a veces tienen los reglamentos y que pocos competidores conocen ya que no sacas rendimiento de tiempo de ellas, esas de las que si te toca un juez con ganas de fastidiar te puede sancionar.

 

 

 

 

También podría gustarte Más del autor