El calvario de Cameron Wurf en su regreso al triatlon

Las claves de la explosión de Camerón Wurf en el 146.6 inn International Triathlon

Camerón Wurf logró finalizar 5º el pasado fin de semana en Playa de Aro, tras arrastrarse literalmente desde el km 150 del ciclismo.

El Ineos le dió libertad para correr una prueba que le pillaba a 2 horas de casa. Visto lo visto está claro que está entrenando la natación en condiciones, saliendo del agua con Eneko Llanos a 3 minutos de un grupo con nadadores de Elite Mundial.

Fue en el segmento ciclista donde dio un auténtico recital. Cubrió los 180 km en un tiempo de 4:45:11 aventajando en 7:23 al segundo parcial, el de Sam Laidlaw y en 17 minutos al siguiente de Roger Manyá.

Sin embargo tuvo que sufrir mucho, y en esos 180 km estuvo la clave de su explosión final. En los primeros 25 km se pone líder, pero en el km 30 entra en una carretera llena de baches y pierde toda la comida, le salen volando, el bidón y los geles de la caja.

Además en el siguiente tramo malo de carretera rompe el acople que finalmente logra apañar sobre la marcha, con una cinta aislante que encontró en su sistema de hidratación.

En el km 150 se queda totalmente con el depósito seco » No consigo coger comida suficiente en los avituallamientos, tengo mucho hambre y se apagan las luces por completo «

Así logra llegar a la T2 con 6 minutos de ventaja, pero completamente vacío, tenía el mono completamente blanco de la deshidratación. Es entonces cuando encuentra estímulos motivacionales por el camino, hasta que en el km 19 pierde el liderato.

En esos momento solo piensa en mantener la segunda plaza y llega así hasta el km 37; va andando en los avituallamientos tratando de revivir a base de Coca Cola con agua pero no le hace mucho efecto, además su ritmo decrece mucho. Al final 3 triatletas le pasan en los 5 últimos kilómetros donde va caminando en algunos tramos, pero logra aguantar la quinta plaza.

FOTO: FETRI

 

También podría gustarte Más del autor