Cam Wurf: jugosas declaraciones

Cameron Wurf, tras un 2020 plagado de competiciones ciclistas, volvió a casa con una tolerancia muy diferente al sufrimiento y al dolor.

Con motivo de la cancelación del Tour Down Under en Australia, prueba en la que el pasado año Camerón Wurf regresó al ciclismo en un equipo World Tour, la revista cycling news le ha hecho una interesante entrevista.

Muchas pinceladas se pueden sacar de ella.

La primera es que reconoce que el pasado año su gran objetivo era Kona, entró en Ineos para rellenar huecos, necesitaban a un tío que estuviera en forma todo el año, y a él le venía fenomenal las carreras ciclistas para entrenar el triatlon.

Al final acabó siendo ciclista todo el año, tres factores ayudaron, el Covid y la dificultad del equipo para conseguir ciclistas que cubrieran todas las plazas, la concentración de pruebas en tan pocos meses, que hizo que los equipos no diesen a basto, algo que le dio opción a correr una gran vuelta, y por último la suspensión de todas las pruebas de triatlon.

Su retorno al World Tour fue complicado y sufrió mucho, llevaba 7 años fuera y ya se le había olvidado:

“Al principio, tuve muchos problemas con el ritmo de las carreras. Es muy diferente que en un Ironman, donde tengo el control total de lo que está sucediendo. Fue un poco más fácil en las clásicas, de principio de temporada donde estuve todo el día al frente.

En la Vuelta perseguía ataques y me metía en escapadas, eso es algo que no he hecho en siete años. He olvidado lo difícil que es hacer movimientos. Ciertamente me recordó lo difíciles que pueden ser las carreras, pero a medida que avanzaba la Vuelta, pude hacer días consecutivos y me sentía cada vez mejor.”

Una caída en el Tour de Wallonia le hizo darse cuenta que lo importante del año, Kona, necesitaba una preparación especial, se hizo daño enn las costillas y estuvo algunas semanas sin correr a pie y con dolores al nadar.

Para 2021, Kona volverá a ser su objetivo, de momento el interruptor de preparación específica está ahí, en off, pero preparado para cuando lo tenga que encender, que será en el momento que se diga que Kona se hace, hasta entonces, está encontrando un puesto en el equipo y está siendo útil. Cuando está en casa, Andorra, entrena para triatlon, 20-25 km por semana en la piscina y corriendo 100 km por semana.

Con las medidas Covid, ha convertido su entorno andorrano en un CAR privado

“Como soy el único triatleta profesional de Andorra, puedo entrar a nadar en la piscina. Es como si tuviera mi propia piscina. Son solo 25 metros, pero eso es suficiente para lo que necesito hacer. Con los encierros, tuve que hacer mi propio gimnasio. Me alquilé un pequeño estudio y tengo una cinta de correr, una máquina de remo y todo lo necesario para la bici indoor. Compré una sauna y tengo mi propio pequeño gimnasio para la parte de entrenamiento cruzado, así que es una gran configuración. Andorra lo tiene todo, y Barcelona está a tiro de piedra. Para mí, es como un sueño hecho realidad. No veo la hora de levantarme todos los días y ponerme a trabajar, en las tres disciplinas. Somos muy afortunados de haber encontrado ese lugar. Siempre he sido un poco atípico, así que es bueno estar separado de esos muchachos de Girona. Está lo suficientemente cerca para saber que estoy allí, pero no pueden verme. Solo al acecho”. 

Otro dato interesante es que los días que corrió después de las carreras ciclistas, concretamente en la flecha y en la Lieja, lo hizo para correr cansado a modo de transición su relato de sensaciones no tiene desperdicio

La carrera a pie fue simplemente brutal. Hice 10 km, y lo que pasa con los 10 km es que cuando empiezas, no te sientes bien. Después de 5 km te sientes un poco mejor y después de 10 km empiezas a sentirte bastante fresco”.

Este año ha echado de menos no correr un IRONMAN, había probado cosas nuevas como los entrenos en altura, pero con tantas carreras ciclistas tiene claro que “Cuando vuelvo a casa, tengo una tolerancia muy diferente al sufrimiento y al dolor”.

Por último una cosa tiene clara de su etapa ciclista de 2020 y parece que 2021, le valdrá mucho para el asalto a Kona

El ciclismo tiene el mayor impacto en la carrera de Kona. Necesito mejorar un poco mi natación para usar de manera más efectiva el segmento de la bicicleta, especialmente para Kona, donde los rivales son muy rápidos en la natación.

No se trata de que yo intente ir más rápido en la bicicleta, se trata de tener el arma para ir igual de rápido, pero hacerlo mucho más fácil.

Porque he mejorado mucho la carrera, por lo que el objetivo es poder hacer que el segmento ciclista sea más difícil para todos los demás, pero luego estar más fresco que los demás para la carrera a pie, y poder ejecutar un buen maratón y poder ganar. Al final del día, así es como ganas Kona.

FOTO: Getty Images

También podría gustarte Más del autor