Análisis del escalofriante caso de Gran Canaria

Un ciclista es apaleado brutalmente por el “Gallito de Tirajana”

La historia ocurrida ayer en la carretera que lleva de Sta. Lucía de Tirajana hasta Ayacata, en la isla de Gran Canaria, es de la peor bajeza que puede verse.

Aquí el video https://twitter.com/Conexion_BTC/status/1353668874672209920

Desde el desconocimiento de cómo se originó todo, en el hipotético caso que el ciclista hubiese tenido la culpa, el “Gallito de Tirajana” pierde toda la razón con su actitud.

Sólo espero que pise carcel, el y su novia, por cierto un look brutal el de esta chica, pero además solo pido que se le aplique la pena y multa máxima por un delito contra la salud pública por invadir la vía pública a mamporrazos, sin respetar la distancia de seguridad y sin mascarilla.

No se cómo afrontar el análisis de lo ocurrido, casi mejor con un toque de humor, para digerir esas escenas que te ponen los pelos de punta.

En primer lugar algo debió pasar entre el conductor y el ciclista, probablemente una pirula por parte de alguno de los dos, y salvo que el coche atropellara al ciclista, caso que estaría justificado que el ciclista estuviera en mitad de la carretera, el ciclista también parece ir a la gresca enfrentándose a semejante pareja. Es curioso como se quita las calas con total relajación probablemente consciente que en un cuerpo a cuerpo con el conductor, lo va a reventar.

Soy yo, me hacen una pirula, veo el look infernal de la pareja y me tiro a tumba abierta puerto abajo para evitarles.

Otro caso que sorprende muchísimo, es que  “Ni Dios con mascarilla”, empiezan a salir extras de la nada y nadie con mascarilla”

También sorprende la actitud del ciclista, se quita las calas, a sabiendas parece, de que se iba a liar parda, y vaya si se lio.  Es sorprendente que el ciclista ya preparado para la pelea, sacando una cabeza al gallito, cae desplomado al primer puñetazo. Después el ensañamiento en el suelo es tremendo, da asco y merece la carcel. En mi vida solo vi algo parecido, Joe Pesci en la película Casino.

Por último el diálogo final no tiene desperdicio, lo dicho Joe Pesci.

En fin, ninguno de los que montamos en bici estamos libres de toparnos con una pareja como esta, mi consejo es que mejor tragarnos el orgullo y salir pitando.

También podría gustarte Más del autor