Nuestro apoyo a los organizadores

Las decisiones de las Administraciones Públicas están hundiendo a muchos organizadores

Aparte del daño sanitario, el Covid19, está causando unas pérdidas irreparables a mucha gente, a la vez que está haciendo millonarios a otros, debido a las medidas tomadas. Pero si hay un sector especialmente afectado es el del ocio, turismo, entretenimiento y deportes; salvo el futbol, ese oasis en el que afortunadamente nadie se contagiaba hasta que acabó la liga de primera división, fue entonces cuando la segunda división quedo afectada de lleno por los contagios.

En cuanto al triatlon, la bola se está haciendo cada vez más grande; competiciones caídas, marcas que venden menos al no haber competiciones y por ello necesidades de producto, triatletas desmotivados al darse cuenta que entrenan agarrándose a cualquier rayo de esperanza y de un día para otro ven sus entrenos tirados por el suelo, entrenadores y clubes que pierden clientes, etc etc etc.

En medio de esta situación, gracias a un miedo insuflado por los principales medios de comunicación a golpe de noticias contradictorias de un día para otro y de un catastrofismo apocalíptico, ha hecho que una buena parte de la población se esté creyendo el mensaje de que salir a la calle supone la muerte. Dentro de estos aterrorizados lamentáblemente hay un colectivo de gente hipócrita, que hace de su vida un “haz lo que te digo pero no lo que hago”, aquellos que se pasan el día criticando a la gente que trata de salir adelante como puede y luego tranquilamente se van a una terraza o a la casa de un colega donde se están con los amigos a menos de un metro y sin mascarilla, durante horas. Son estos los que están haciendo de esta situación algo más difícil de llevar, especialmente a los organizadores.

Está claro que algún organizador puede tener culpa y haber hecho las cosas mal, pero la inmensa mayoría, yo diría el 95% de los organizadores, a la hora de recolocar su prueba en el calendario no lo ha hecho con la intención de jugársela a probar suerte. No es así, la gran mayoría de los organizadores a los que les han aplazado su prueba por la situación del Covid a otra fecha, han comunicado esa nueva fecha agarrándose a un permiso o autorización que en esos momentos les habían dado, algo sólido en lo que agarrarse.

Entiendo que haya gente que la decisión de suspender una prueba les haya supuesto varios perjuicios, nosotros mismos hemos sido víctimas de las suspensiones de pruebas, hemos perdido sin reembolso, noches de hotel y billetes de avión a varias competiciones, por supuesto que nos ha producido un trastorno y perjuicio económico, pero no echamos la culpa del organizador, pues no es suya, sino de la autoridad que ha obligado a suspender la prueba. Cuando digo autoridad me refiero a ella y no a la situación sanitaria, pues desde el momento que esa autoridad permite las terrazas y bares, en mi opinión, cualquier argumento científico de propagación del virus cae por su propio peso. No me vale que hay que salvar la economía, pues esta se salva para todos, los organizadores también son trabajadores, y su actividad supone menos riesgo de contagio que un bar, terraza, playa o piscina veraniega.

Los organizadores, esos que hacen posible que el triatlon sea un deporte, están haciendo lo que pueden por salvar sus pruebas; invirtiendo en seguridad y protocolos, moviendose entre administraciones en tiempos en los que ir a un organismo oficial y que te traten como a un infectado, sea lo mismo. Todo esto, a espensas de que de un día para otro, la autoridad que les había dado el si, ahora les de el no.

El día 21 de junio, cuando salimos del Estado de Alarma teníamos 28.323 muertos Covid y 246.272 casos, un mes mas tarde tras el lunes trágico en el que se han cancelado tantas pruebas, las cifras son de 28.422 muertos es decir 99 más y 264.836 casos es decir menos de 20.000 más, todo cifras oficiales. Esto ha hecho que se suspendan prácticamnete todos los triatlones en julio, agosto y septiembre. ¿ Es culpa de los organizadores, que se haga la vista gorda en macro fiestas, celebraciones de futbol, botellones….. y en sus pruebas que el contacto se reduciría a un minuto no dejen ?

Hemos visto ya celebrarse alguna prueba, bajo mínimos participativos, con el organizador perdiendo dinero pero luchando para sacar la prueba adelante. Como nos decía uno “Si no hago la primera prueba, al coste que me suponga, no hago las siguientes”. Que a esta gente después venga la administración y tras tanto trabajo les eche la prueba abajo, me parece que en vez de críticas se merecen animos por intentarlo.

En definitiva, es fácil echar la culpa al organizador, pero antes pedimos hacer una reflexión y entender porque se llega a esta situación.

También podría gustarte Más del autor