Jose Hidalgo seguirá persistiendo y reivindicando por el Triatlon

Jose Hidalgo; “Ahora mas que nunca es necesario apostar por el deporte”

Tras el varapalo sufrido el lunes con la denegación de la celebración de los Ctos de España de Triatlon y Duatlon Cros en Almazán, Jose Hidalgo, presidente de la ADESP y actual presidente de la Comisión Gestora de la FETRI, quiere seguir luchando por que el deporte alcance el sitio que le corresponde en la sociedad y por su deporte en concreto el Triatlon por el que seguirá reivindicando sus necesidades competitivas y de calendario.

Hidalgo ha lanzado este comunicado

“Desafortunadamente (tal y como se anunció ayer a través de un comunicado que podéis leer en la web de la Federación Española de Triatlón) en contra de lo que hubiera sido nuestro deseo, nos hemos visto forzados a suspender los Campeonatos de Duatlón y Triatlón Cros que se iba a celebrar este fin de semana en Almazán. A pesar de disponer de un plan de seguridad y protocolo sanitario que ofrecía más de lo que se pedía, tras la última reunión con las autoridades locales, autonómicas y provinciales, éstas optaron por el camino más fácil y menos complicado, pero también el peor para el deporte: parar las competiciones. Los argumentos esgrimidos para detener el deporte fueron tan poco concreto que podrían ser utilizados para cancelar cualquier otro tipo de actividad social.

En lo que se refiere a la organización de competiciones, antes de la pandemia teníamos un protocolo (y solo uno), y ahora, cuando más falta hace la unión para salir adelante, nos encontramos con 19 protocolos distintos, a los que hay que sumar distinta legislación local y provincial, con diferentes interpretaciones para un mismo deporte. Parece claro que así es muy complicado poder trabajar con profesionalidad y seguridad: debemos ser capaces de poner orden, sentido común y unificar una normativa que nos permita poner en marcha el deporte con la mismas garantías para todos en todo el territorio nacional.

Pensar que el deporte es «simplemente» una actividad física es no ser capaz de ver el beneficio que puede generar, que va más allá de una cuestión de salud física y mental, y es, sobre todo, un enorme motor económico, de salud y de cohesión social.

Renunciar a la organización de pruebas deportivas, cuanto éstas cumplen de forma escrupulosa con los protocolos sanitarios, supone renunciar también a una importante inyección económica para la ciudad en la que se desarrolla la prueba: hoteles, hostelería, turismo, consumo… todo esto es lo que trae consigo un Campeonato de España. Si lo que realmente queremos es salir adelante y recuperarnos cuanto antes de la crisis que nos ha asolado, desdeñar herramientas tan potentes como el deporte no es una apuesta por la superación, sino por el inmovilismo, y una forma equivocada de «proteccionismo».

Si algo tiene un deportista, es disciplina, saber seguir normas, un comportamiento ejemplar y gente muy comprometida socialmente; olvidar estos valores e intentar meternos en el mismo saco de comportamientos insolidarios que hemos visto estos días en torno a fiestas populares u ocio nocturno es no conocer lo que es el deporte, ni conocer a quienes lo practica, a los deportistas.

El deporte (según un reciente estudio realizado por Deloitte a instancia de ADESP) mueve un volumen de 12.000 millones de euros al año y ya en este momento ha perdido 4.600 millones (eliminando los ingresos derivados del fútbol profesional). Este 2020 se prevé que las perdidas generales asciendan a más de un 38%, mientras que los ingresos de deportistas caerán un 31% (aquí es importante recordar que la mayoría de deportistas se alejan de las cifras millonarias que se oyen a menudo en relación a unos pocos nombres o a algún deporte determinado). Estas «pérdidas» no son solo números, no son solo cifras: hablamos de personas, de deportistas que se están replanteando dejar la actividad que aman, ante la imposibilidad de seguir viviendo de su trabajo; entrenadores y monitores que no van a poder seguir trabajando en la formación de nuevos deportistas; clubes que no van a poder mantener sus plantillas y estructuras, ni prestar servicios a sus deportistas; de Federaciones deportivas autonómicas que van a entrar en quiebra al perder deportistas que se federen debido a la reducción drástica de competiciones… Todo este importante ecosistema sobre el que se sustenta la base del deporte español esta ahora en peligro, y va camino de la quiebra económica y, por tanto, hacia su desaparición, si no se comprende definitivamente que el deporte es también una estructura económica que da trabajo a muchas familias.

Nos han dicho que, en esta ocasión, no es posible llevar a cabo los Campeonatos de España de Duatlón y Triatlón Cros. Lo fácil sería no complicarnos y esperar a que todo esto pasase, quedarnos cruzados de brazos el tiempo que hiciera falta, pero lo que no tienen ni el Triatlón español, ni el deporte nacional, es tiempo. Tiene que ser aquí y ahora cuando arranque el deporte, porque esperar es lo mismo que sentenciarlo a una agonía innecesaria. Y a una propuesta de acción nos dicen «no», presentaremos otra, y otra, y las que hagan falta para que nos den el «sí» que tanto necesita el deporte.

El deporte tiene que poder arrancar como lo han hecho otros sectores en nuestro país, sabiendo que tendremos que hacerlo de otra manera, en una nueva normalidad, con mas seguridad y distintas formas de trabajar; pero no podemos aceptar que la alternativa sea la NADA y debemos seguir peleando para que el deporte se reconozca como una eficaz herramienta de reconstrucción, tan necesaria en estos tiempos. POR TODO ESTO VAMOS A SEGUIR PERSISTIENDO Y REIVINDICANDO AL TRIATLÓN.”

También podría gustarte Más del autor