Tips para no ser un diesel de aguas abiertas

Como asemejar los entrenos de piscina a las aguas abiertas.

Cada día son peores las noticias que llegan en cuanto al uso de las piscinas, algo que parece que será la tónica al menos hasta septiembre. Por ello salvo los privilegiados deportistas especiales, la mayoría de los triatletas tendrán que apañárselas en aguas abiertas con lo que tengan a mano, lago, pantano, río o mar.

En este entorno la premisa fundamental si se quiere ser competitivo es meter intensidad. Esto parece difícil si no hay un reloj en una pared que nos indique y obligue a salir en unos tiempos determinados, pues el efecto desmotivador puede hacer que no nos acostumbremos. Por ello la primera premisa es hacer menos caso a los tiempos y fiarse de las intensidades, tratando de respetar los descansos de salida entre series.

Si nos acostumbramos a nadar sin más, continuo y al mismo ritmo al final si que conseguiremos acabar la distancia sin problemas, incluso ganaremos habilidades de orientación pero, no seremos competitivos ni tendremos ritmos para saltar de grupo a grupo o salir de una situación en la que nos veamos cerrados.

Lo primero que tendremos que hacer es buscar unas referencias más o menos fijas, para poder usarlas cada día. La línea de boyas de seguridad en las playas es un buen elemento, en cuanto a lagos ríos y pantanos tendremos que buscar unos puntos de referencia.

Una ventaja respecto a las piscinas es que podremos hacer series sin volteos, pero tampoco es recomendable extender la línea a más de 150 metros. De esta forma nadaremos las series de forma continua, consiguiendo un efecto más real al de las competiciones.

No obsesionarse con los tiempos, por varios motivos:

-Saldremos con el agua al cuello, con lo que perderemos tiempo respecto a piscina por ausencia de impulso.
-Tiempo perdido al dar al crono
-A la hora de finaliza también se pierde tiempo en mirar el crono o pararlo
-Las mini rectificaciones lineales también son tiempo extra respecto a la piscina

Por ello lo importante es salir cuando te corresponda, es decir por ejemplo, si te haces 10×100 cada 1:30 asegurarse en salir al 1:30 y no preocuparse porque te salen en 1:18 en lugar de 1:15. Si ves que el descanso tradicional de piscina no te es suficiente mete los segundos que estimes. También si las haces en un río o lugar de corrientes modifica los descansos a la ganancia o pérdida por corrientes.

Haz series accesorias, por ejemplo pies, técnica…. También puedes jugar a hacer series con elementos visualizadores para orientarnos mejor.

Otro tipo de series que puedes aprovechar para sacar ventaja a las de piscina son las series de orilla, aquí es importante fabricarte una referencia fija en la orilla y otra agua adentro para que sean iguales. Y muy importante cuidado con las salidas y entradas, revisar que estén limpias de piedras. Con ellas trabajaremos la entrada y salida del agua y además la orientación, no importa que la distancia no sea exacta, haciendo siempre lo mismo el trabajo será igual de efectivo, si en lugar de 100 m son 80 pues metes dos series más.

Otro trabajo recomendado en series largas es el trabajo de aletas, úsalas en alguna serie esporádica de 400 a 800 metros.

También respecto a las piscinas podemos aprovechar el factor boya, si conseguimos tener dos boyas, piedras, plataformas… de referencia, podemos introducirlas en las series, cosa que para una competición real será de gran ayuda.

También podría gustarte Más del autor