El escalofriante caso del triatleta encerrado en su manzana

Un triatleta se plantea el dilema de salir siendo ilegal a la fuerza

Lo que para muchos hoy será el día de la salida a la gloria, para un triatleta que ha querido permanecer en el anonimato, por motivos de protección del domicilio, se encuentra con la soga al cuello, sabiendo que en caso de entrenar hoy, será ilegal.

La historia ha sido corroborada por nosotros pues conocemos al triatleta en cuestion.

Su problema es que su casa está situada de tal forma que se encuentra cercada por 3 municipios distintos. Una pequeña urbanización con una calle sin salida y a ambos lados de la calle casas.

Su calle sin salida pertenece al municipio A, al final un almacen enorme y vallado cierra la calle, por el otro extremo la cruza una calle que pertenece al municipio B y cada esquina de esa calle cortante pertenece a municipio distinto, el C y el B. Su miedo es que nada más llegar al final de su calle 70 m, tire por donde tire será ilegal, pues habrá pasado al otro municipio.

En caso de franquear ese primer escollo, ha sacado un circuito dentro de su municipio, el A, de unos 15 km, aunque con algunos tramos de un máximo de 300 m que cruczan 4 municipios distintos al suyo.

“El problema está en ser interceptado por la policía justo al salir de casa, aquí la policía está dando duro sin apercibimiento previo, ayer a un amigo le multaron por ir con sus hijos en bici en hora legal y a 200 m de su casa, no atienden a razones”

Su calle se cierra con un almacen enorme vallado, si logra escalarlo con la bici a la espalda, y pasar al otro lado de la calle donde está la carretera seguiría en su propio municipio, aunque claro le podrían acusar de allanamiento de morada.

Con esto no le queda otra que salir y jugarsela, a ser interceptado y expandir el virus en otro municipio o hacer las 4 horas de bici en su circuito de manzana con 70 m calle arriba punto de giro y 70 m calle abajo.

En caso de que quiera pasear no tendría problemas, pues podría ir hasta un kilómetro de su casa.

 

 

También podría gustarte Más del autor