Anoréxicos Zwift ¿ tramposos o supervivientes ?

Zwift, la guerra de pesos de la crisis del Coronavirus

El simulador de competiciones ciclistas ha aumentado por miles el número de usuarios, durante la crisis del coronavirus.

Al igual que en el resto de redes sociales, Zwift refleja varios de los valores que se han creado con ellas; aparentar, happy live, comprar likes, seguidores y visitas, en definitiva crear una falsa realidad.

Zwift tiene su rincón para los falseadores. Al igual que Strava, que no distingue si un tramo se hizo en coche, bici de motor, bici o cuando vas a pie, Zwift tiene ese rincón con la bajada alarmante de peso.

Hemos visto a muchos ciclistas y triatletas profesionales decir o quejarse de que les ganan usuarios aficionados por todos los lados. Un día tras otro los PROS se esprimen y sin querer se pican o hacen más de lo que les corresponde para ganar o no ser ganados por gente que realmente no anda ni la décima parte en la vida real, pero que están a su altura en Zwift.

El milagro se consigue mediante la creación de anoréxicos virtuales, pues los patrones seguidos por el programa son los de w/kg, por ello la trampa está en bajarse kilos a lo bestia a la hora de rellenar los datos de usuarios. Es decir si por ejemplo tu pesas 80 kg y te pones 50 kg, en el rodillo moverás los vatios que puedes mover con tu fuerza real de 80 kg, pero el simulador esos vatios te los cuenta como si los estuvieras moviendo con 50 kg.

Aquí viene el debate, los que hacen eso son tramposos o supervivientes para aguantar en un pelotón virtual y no quedarse solos.

Hay que tener en cuenta que para muchos entrar en una carrera de estas, es su objetivo o motivación diaria. Estar con un super profesional pedaleando mano a mano motiva lo suficiente para falsear los datos.

Pero realmente aquí no hay premios, ni rankings homologados, ni nada, simplemente pasar el rato y aguantar lo más motivado posible, el mayor rato acompañado por otros usuarios.

Cada uno que saque sus propias conclusiones.

También podría gustarte Más del autor