Cómo tratar el síndrome de fricción de la banda iliotibial

El famoso problema de la fascia lata, tiene solución

Leonel Díaz de clínica Osteofisio Marbella, nos habla del síndrome de fricción de la banda iliotibial

El síndrome de fricción de la banda iliotibial (BIT) es una lesión muy frecuente entre corredores y ciclistas. Se manifiesta como dolor, sensación de tensión o quemazón en la cara externa de la rodilla y se debe a una inflamación de esta banda de tejido fibroso grueso y los tejidos que la rodean, por una fricción exagerada contra el cóndilo femoral externo. Los síntomas se producen característicamente entre los 20 y 30 grados de flexión de la rodilla, que es el momento de roce entre la BIT y el cóndilo femoral.

El músculo tensor de la fascia lata (TFL) se origina en el hueso iliaco de la cadera y continua hacia abajo como la cintilla o banda iliotibial para terminar en la parte superior de la tibia (un poco por debajo de la articulación de la rodilla).

Tiene la particularidad de empezar siendo un músculo y luego continúa como un tejido conectivo denso, muy poco extensible y no contráctil.

Antes de su inserción en la tibia se relaciona a través de otros tejidos con la rótula, por lo que también podría desplazar mínimamente la rótula hacia afuera generando un roce anormal de esta con el fémur provocando otra lesión llamada síndrome de hiperpresión rotuliana externa (en otra ocasión nos ocuparemos de esta lesión también frecuente). El músculo TFL junto a la BIT tienen una importante función estabilizadora de la pelvis al caminar y correr mientras estamos apoyados sobre esa pierna; también es estabilizador de la rodilla y limita su rotación interna.

Que puede causar una mayor fricción de la BIT?

  • debilidad o fatiga de los músculos glúteos (esto produce una sobrecarga en el TFL y su BIT para compensar esa debilidad)
  • mayor rotación interna de la tibia (por retracción del músculo poplíteo, alteración de la pisada, retracciones de cadenas musculares y fasciales desde la pelvis)
  • determinados bloqueos del hueso iliaco

Si bien la BIT no se contrae, cuando el TFL se encuentra sobrecargado intentando compensar un déficit de fuerza o agotamiento de los músculos glúteos, tracciona de la BIT manteniéndola tensa y aplicando una mayor presión sobre las estructuras mas profundas (especialmente el cóndilo femoral). Esta mayor presión de la BIT sobre el cóndilo en cada paso o pedaleo es la que produce los síntomas de inflamación y dolor.

Cómo se evalúa?

Generalmente no se necesitan estudios complementarios para confirmar la presencia de este síndrome. Al momento de la evaluación resulta fácil reproducir el roce y su dolor (entre 20°-30° de flexión de rodilla), también es sencillo de palpar en deportistas que estén sufriendo este problema.

Existen test de flexibilidad del TFL (prueba de Ober) mediante la cual podemos saber si el TFL está acortado o no.

También realizamos pruebas de fuerza de la musculatura glútea. Personalmente elijo una prueba funcional de fuerza como la sentadilla a una pierna para evaluar la fuerza de los glúteos estabilizando la pelvis, ya que con este test funcional cargando el propio peso del triatleta puedo reproducir lo mismo que sucede al correr. Si lo realiza satisfactoriamente, pido realizarlo muchas veces sin pausa para ver que sucede en presencia de fatiga muscular.

Que puedo hacer para resolver el dolor?

El éxito de todo tratamiento se basa en encontrar la causa del problema y tratarla eficientemente.

Si la causa de estos dolores es una sobrecarga del músculo TFL intentando compensar la falta de fuerza glútea al estabilizar la pelvis la solución será:

  • fortalecer este grupo muscular débil (glúteos). Al inicio y mientras persista el dolor, selecciono ejercicios donde no haya flexión y extensión de rodilla porque estarían generando mayor roce, inflamación y dolor. Superados estos síntomas, incluyo ejercicios de flexoextensión.
  • disminuir la tensión transmitida hacia la BIT mediante estiramientos selectivos del músculo TFL.
  • Aplicación de crioterapia 15 a 20 minutos, 2-3 veces al día
  • Yo recomiendo no masajear con foam roller sobre la BIT con la finalidad de relajarla como se hace sobre músculos; como he mencionado es una estructura de tejido conectivo no contráctil y por lo tanto no se relajará. Solo lo recomiendo sobre la BIT en aquellos casos ya crónicos en los que puede haber adherencias y con la finalidad de desprenderlas, junto a otras medidas terapéuticas.

Recomiendo como siempre revisar la biomecánica de la técnica de correr así como de la pisada y de la posición sobre la bicicleta. Resulta muy útil mirar de frente o desde atrás al corredor para comprobar si existe una desviación lateral del tronco hacia el lado afectado en el momento que apoya la pierna evaluada. Este defecto se debe a una compensación por debilidad glútea cuando no se puede sostener estable la pelvis de la pierna en apoyo. Si prestan atención, les aseguro que se sorprenderán al ver a muchos corredores con esta compensación.

El resto de las causas de retracción de la BIT no son posibles de ser tratadas por uno mismo, y se deberá acudir a un profesional en busca de ayuda según la causa (alteración de la pisada, rodilla en rotación interna por retracción del músculo poplíteo, bloqueo del hueso ilíaco, etc.). Es cierto que en estos casos si uno realiza los ejercicios antes mencionados notará una mejoría provisoria, ya que la causa sigue presente.

Es posible prevenirlo?

Si, tanto si se realiza una preparación física orientada al triatlón, o si se evalúa adecuadamente al triatleta, será sencillo establecer un plan de ejercicios orientados a corregir las posibles causas.

Si tenéis alguna pregunta, podéis escribir a osteofisiomarbella@gmail.com

A entrenar!!!

Leonel Díaz Coria

Facebook.com/osteofisiomarbella

Ig @osteofisio_marbella

Ph credits: Joaquín D. B.

 

Triatlonchannel.com

📢 SORTEO 15 ANIVERSARIO 📢