Factores de riesgo de lesiones en triatlon

Cómo evitar lesiones conociendo los factores de riesgo

Leonel Díaz Coria , fisio y osteópata de la Clínica Osteofisio Marbella, nos previente de los riesgos de tener una lesión ante entrenamientos indebidos

“Un triatleta puede tener lesiones de tipo traumáticas como caerse de la bicicleta y romperse lo que se les ocurra, o pisar mal y esguinzarse un tobillo, etc. Pero no es lo más frecuente; los triatletas básicamente nos lesionamos por 3 causas:

  1. sobrecarga de entrenamiento (entrenar más de lo que las estructuras nuestro cuerpo están preparadas para asimilar).
  2. no respetar los períodos de descanso que el organismo necesita (también nos conduce a la sobrecarga).
  3. repetir un gesto deportivo, miles de veces, con una técnica inadecuada.

Aquí llega la primera buena noticia: la gran mayoría de las lesiones en el triatlón se pueden prevenir. Ya veremos como…

Hay una gran cantidad de factores que hacen que un triatleta se pueda lesionar. Existen factores intrínsecos (aquellos propios del deportista) y factores extrínsecos (aquellos externos al deportista, como ser: inadecuadas cargas de entrenamiento, descanso insuficiente, mala alimentación, calzado inadecuado, mala biomecánica en la bicicleta, clima, etc.). Muchas veces existe una superposición de factores y eso hace que la resolución del problema sea más difícil; porque puede que se identifique y corrija uno de los factores, pero si no se modifican los demás, el problema muy probablemente no se solucionará.

Yo me dedicaré a presentar los factores intrínsecos con la intención de aislar factores y así estudiarlos en detalle.

Hay que tener en cuenta que el triatlón es un deporte conformado por tres disciplinas (natación, ciclismo y carrera a pie) y que cada una de ellas es un deporte de tipo cíclico. Esto quiere decir gestos deportivos repetitivos generalmente sin movimientos imprevistos. Estos gestos se repiten infinitas veces a lo largo de los entrenamientos. Infinitas brazadas y patadas en la natación, infinitos pedaleos en el ciclismo, e infinitos pasos durante la carrera a pie. Son gestos deportivos que requieren una determinada técnica para ser eficientes y al mismo tiempo, rápidos.

Entonces, sabiendo que un triatleta hace los mismos gestos deportivos y los repite sin parar infinitas veces, está claro que esos gestos deberán realizarse a la perfección, o lo más cercano posible. Si contamos con una técnica correcta sin otros factores que interfieran (panorama ideal) sería sinónimo de progreso en el deporte y ausencia de lesiones. Pero la realidad es que casi todos los triatletas presentamos varios errores en nuestros gestos deportivos. Y cuando digo todos, me refiero tanto a los triatletas amateur como a los PRO. Si nos tomáramos el tiempo para ver en detalle a cada uno, podríamos encontrar errores técnicos en la mayoría.

Por lo tanto, un gesto mal realizado repetido infinidad de veces, nos acercará a la posibilidad de lesionarnos, o no nos permitirá desempeñarnos tan eficientemente como podríamos.

Un error en la realización de los gestos deportivos se debe principalmente a dos causas:

  1. el gesto no se aprendió correctamente y por lo tanto se lo sigue ejecutando mal. Estos errores pueden venir arrastrados desde la infancia, y los entrenadores son quienes tienen un rol fundamental en la corrección de los gestos mal realizados.
  2. imposibilidad de realizarlo correctamente debido a limitaciones físicas.

Aquí es donde los fisioterapeutas, y los que nos encargamos de la prevención y tratamiento de lesiones del deportista podemos ser de gran utilidad. Existen alteraciones posturales, restricciones de movimiento articular, falta de flexibilidad muscular, déficits de fuerza, alteraciones de control motor de los miembros inferiores y superiores, déficits en la estabilidad del CORE y de los miembros inferiores, y alteraciones propioceptivas de los miembros inferiores, etc. La presencia de cualquiera de estos déficits será causa de gestos mal realizados y generador de interferencias en la transmisión de fuerzas propulsivas entre el tronco y las extremidades, que impiden el máximo rendimiento individual posible. En estas condiciones habrá gestos deportivos menos eficientes, con mayor gasto energético, y con errores biomecánicos que predisponen a lesionarse.

Ejemplos de esto podrían ser un triatleta con acortamiento de sus psoas que tiene retracción de sus caderas en flexión y que por lo tanto no puede extender la cadera lo suficiente en el empuje de cada paso de la carrera: menos eficiente. Otro ejemplo, tener inestabilidad en un tobillo y que eso impida una optima transmisión de la fuerza generada por la pierna en cada pedaleo o en cada paso: menos eficiente.

Las limitaciones enumeradas son factores de riesgo evaluables, y al haberlos identificado, mejorables en su inmensa mayoría. En lo personal, cuando atiendo un/a triatleta suelo hacer una completa evaluación funcional para triatletas en la cual incluyo una evaluación postural, chequeo posibles restricciones de movimiento y acortamientos frecuentes entre los triatletas, y luego realizo dos test funcionales. Toda esa información me permite saber cuáles son los déficits que pueden alterar su rendimiento y/o lo acercan a sufrir lesiones. Con esos resultados, elaboro un plan de ejercicios para la corrección de esos factores y planteamos una reevaluación en un plazo determinado de tiempo.

La mayoría de los triatletas (o todos) convivimos con algunos de estos factores de riesgo, que nos acercan a la posibilidad de sufrir lesiones, y además no nos permiten alcanzar nuestro máximo nivel posible en el triatlón.

Mi recomendación es estar siempre en la búsqueda de gestos deportivos libres de errores y/o compensaciones. Si la causa es un gesto mal aprendido, habrá que corregirlo en los entrenamientos. Si la causa es cualquiera de las limitaciones físicas arriba mencionadas, sugiero una evaluación completa por un profesional y luego planificar un plan de ejercicios para la resolución de los déficits encontrados. En ambos casos el triatleta puede no ser consciente del error y necesita tanto de un entrenador que evalúe su técnica en cada disciplina, como de un fisioterapeuta que pueda evaluar específicamente sus posibles limitaciones.

El triatlón es un deporte que nos demanda mucho tiempo, son tres disciplinas, es recomendable tener un acondicionamiento físico al mismo tiempo, el trabajo, la familia, amigos, y encima ahora hay que encontrar y resolver los factores de riesgo!!. Pues si, pero también les aseguro que invirtiendo poco tiempo verán una mejoría en sus rendimientos además de alejarse de la posibilidad de lesiones. Y eso, no es poca recompensa!

Que no solo se trata de sumar kilómetros.

A entrenar!!!

Leonel Díaz Coria”