Cameron Brown intentará la gran gesta del sub8 a los 47 años

Cameron Brown correrá el IRONMAN Western Australia con la intención de bajar de las 8 horas

Cameron Brown debutó en el triatlon en 1987 a la edad de 15 años, despues en 1990 debutó en una competición internacional con el Mundial Junior en el que finalizó el 22 pero que a los 2 años fue subcampeón. Después con 12 IRONMAN NZ a sus espaldas y otros triunfos en la distancia  se ha convertido en el más veterano de la historia competitivo en la distancia.

Ahora llega con ganas renovadas y sin lesiones al último IRONMAN del año, Western Australia

“Tuve un mal comienzo de año y por primera vez me retiré en el IRONMAN New Zealand. Las cosas no iban bien, así que necesitaba un gran descanso. No había hecho eso durante unos siete años, así que terminé teniendo siete semanas de descanso para rejuvenecerme, recuperar la motivación y algo de fuego en el estómago”

Aparte de la lesión necesitaba remotivarse:

“Realmente lo necesitaba mentalmente. Las cosas iban a la deriba y necesitaba un descanso del deporte que he estado haciendo durante treinta años”

Brown cambió también de hábitos

“También decidí volver a buscar un entrenador, que no había tenido en mucho tiempo. Ahora, estoy trabajando con Gordon Walker con quien solía entrenar en el pasado. Ganó el Coast to Coast en Nueva Zelanda un par de veces y ahora es el entrenador de kayak de alto rendimiento en Nueva Zelanda.

Todo esto realmente me inspiró y me hizo seguir adelante. Estoy emocionado de estar en buena forma, sin lesiones, yendo bien y aún haciendo los tiempos que tenía en a los 30. Si no tuviera la motivación para salir y machacarme, no estaría comenzando “.

Es consciente de que está batiendo records de longevidad, algo que antes ningún ser humano había experimentado a esos niveles

“Estoy superando los límites, pero creo que hay muchos tipos que podrían estar haciendo lo mismo. Han perdido su motivación o han querido dejar el deporte. Para mí, solo quiero conocer los límites y ver qué es posible. Todavía tengo pasión y amor por el deporte, y son los dos factores principales que me mantienen en marcha.

Las cosas van muy bien. Acabo de hacer una sesión de atletismo y fue más o menos al mismo nivel que hacía cuando era joven, así que estoy muy contento con el progreso de las cosas ”

Está decidido a plantar cara a Alistair hasta donde pueda.

“Alistair lo va a romper. Esperaré obtener una fotografía con mi bicicleta junto a la suya y, con suerte, con él, en la T2. Será la primera vez que corro esta prueba, así que será genial ver que me espera.

Alistair solo conoce una velocidad y buscará la clasificación a un solo tiro, pero también hay otros nombres que hacen un plantel muy competitivo”.

El objetivo para el que ha trabajado es bajar de las 8 horas a los 47

“No me importaría si obtuviera el quinto, sexto, octavo o décimo… mientras pueda romper la barrera de ocho horas. Sería extremadamente feliz con eso. Es una posibilidad remota a los 47 años, pero ese es el objetivo.”