La “Generación V” llamando a puertas

Buenas maneras en Fuente Alamo para los chicos del 99 y 2000, hacen presagiar el nacimiento de una buena generación

Javier Romo

Hace ya bastantes años una generación de chavales nacidos en los años 1990 – 1991 era bautizada en esta casa por la generación de “Los niños de oro”, con los años se convirtieron en la mejor hornada de la historia del triatlón español, que probablemente no se repetirá en muchos años.

Dos Campeonatos del Mundo Junior ya avisaban de lo que iba a suceder, además durante un tiempo todos entrenaron juntos, Mola, Alarza, Chente, Uxío y otros que ya lo dejaron.

Ahora, prácticamente 10 años después, teniendo en cuenta las añadas junior, llega la “Generación V” pues desde aquellos “Niños de Oro” han pasado 5 generaciones de juniors.

Esta “Generación V” tuvo una destacada presentación en sociedad con su actuación en el Triatlón de Fuente Alamo. Aún es muy pronto para tan siquiera comenzar a valorar y sacar conclusiones, pero lo que está claro es que el pasado sábado plantaron cara a triatletas consagrados con apenas 18 y 19 años. Hay otros chavales repartidos por España de esa hornada que prometen, aunque en este artículo sólo hablaremos de lo vivido en Fuente Alamo.

Javier Romo es el máximo exponente, ya cuenta con un top10 en un Mundial Junior. Si bien es nacido en 1999 es decir cumple 19 años en 2018, se puede meter en esta nueva generación.

Finalizó segundo y en solitario dio cuenta de Emilio Aguayo en la subida del puerto, estamos hablando de Emilio Aguayo, el triatleta tapado de aquella generación de “Los niños de oro” y en la actualidad uno de los 5 mejores ciclistas del triatlón español. Depués llegó con Emilio a la T2 para defender 2:05 de ventaja en los 5 km a pie frente a gente como Sánchez Mantecón y Jesús Gomar, finalizando 2º.

El resto de ellos estuvo en carrera y después el 5.000 se les hizo larguísimo, pero plantaron cara:

Miguel Higueras, año 2000, viene de la natación aunque ya varios años haciendo triatlón, fue el que más tiró en persecución de Aguayo y Romo hasta la llegada al grupo de Mantecón, después explotó pero ya se le vieron valores,

Iñaki Candel, año 2000. Llegado de una familia de triatletas con su hermano pequeño, siendo un asiduo del circuito escolar, se pasó de la natación e hizo incursión en el triatlón hace dos años, en el circuito madrileño de triatlón escolar. En Fuente Alamo, se quedó cortado en una curva del descenso pero pudo estar muchos kilómetros con triatletas ITU tirando de ellos.

Sergio Baxter, año 2000. Siempre recordaré en el año 2011, aquel 5.000 que se metió en Kona, Hawaii, con apenas 11 años en el que bajó de los 20 minutos. En Fuente Alamo llegó a la T2 con Gomar, Mantecón y Cañas, pero reventado de tirar en el llano. Los 2 km finales le sentenciaron pero logró entrar en el Top 12 y clasificarse para el Cto de España.

 

También podría gustarte Más del autor