70.3 Eagleman la gran prueba de USA

El primer asalto al Road to Kona de Triatlon Channel termina en fracaso

En mi intentona Road to Kona de calsificarme al Mundial de IRONMAN, llegó el día de la prueba, el 70.3 Eagleman. Prueba que sin duda ha sido un gran descubrimiento recomendable a todos los lectores de Triatlon Channel

La prueba se disputa en la localidad de Cambridge de unos 17.000 habitantes, en el estado de Maryland. Se puede viajar directo a Filadelfia o a Washington, de hay coger un coche y en dos horas y media te plantas en la prueba.

Natación perfecta, un rectangulo balizado cada 100 m con boyas enormes. El segmento ciclista es totalmente llano, a una vuelta sin dejar de pedalear en ningún momento, y la carrera a pie llana de un ida y vuelta pero con un calor tipo Kona además de gran humedad.

Mi viaje comenzó siendo una odisea, me rompieron el freno de la bici en el avión, me robaron el movil, y para colmo cuando hice la reserva de hotel a dos meses no había nada en 200 km a la redonda, con lo que la noche de antes de la prueba tuve que dormir en el coche. En definitiva horrible

La carrera comenzaba a las 6 de la mañana, salían los profesionales, después la única pega de la prueba, salidas por GE cada 5 minutos, yo salí en la 13 es decir casi una hora más tarde.

En ese tiempo lo único que hice fue mear, 17 veces, algo que me dejó deshidratado antes de la salida. El haber estado de aquí para allá en el coche el día previo bebiendo mucho Ice Tea y deshidratándome con los 40 grados que hacía, aparte de no pegar ojo en toda la noche, echado en el coche, me pasó factura.

En la natación me dieron calambres a 300 m de finalizar, pero logré salir primero de mi grupo. Después fui primero en bici hasta la mitad, justo ahí me pasó uno, después a los 3 km me pasaron 4 y fui con ellos hasta el km 75, donde exploté brutalmente, y fui de lado a lado hasta el km 90. Aun así salió una media de 37,2 km/h, finalmente pese a que en la expo me intentaron arreglar el freno, no quedó bien y lo desactive, afortunadamente en el trazado no hacía falta tocarlo.

La T2 la hice como pude y a los 400 m de carrera los calambres eran muy fuertes y tuve que gatear y estirar. Llegué a un avituallamiento y me hinché a beber. Los 21 km de carrera fueron un calvario, andando y corriendo, con unos 32 grados de calor.

Al final de la 1:22 que tenía previsto hacer me fui a 1:58:20 y el sueño de clasificarse a Kona se queda para el próximo año en 70.3 Kraichgau.

Aquí tuve que dormir la noche clave

DCIM100MEDIA

También podría gustarte Más del autor