Secretos en tu primer IRONMAN, por Albert Moreno

Albert Moreno nos ayuda a afrontar mejor el debut en IRONMAN

Tras haber finalizado el IRONMAN Cozumel, Albert Moreno lograba cruzar la meta en el puesto 11, sin embargo no era la primera vez que el catalán afrontaba la distancia. Dos años antes en Barcelona abandonó en el km 17 del maratón completamente fundido.

Su forma de afrontar la carrera, probablemente fuese distinta a la de muchos debutantes, pues la intención de Albert era conseguir un resultado, no acabar simplemente. Sin embargo sus sensaciones son muy similares a las de todos los debutantes, el IRONMAN vayas al ritmo que vayas, siempre es un IRONMAN y pasa factura.

“Donde me sentí mejor fue nadando, noté mucho la diferencia de ritmo de un 70.3 a un IRONMAN. Si bien en este segmento hice un gran trabajo previo en entrenamientos con buenos ritmos que hacía tiempo que no tocaba. También ayudó un poco que era con corriente a favor.

En el km 25 del ciclismo la situación de carrera era inmejorable, pues todo el grupito de natación en el que salí nos colocamos líderes. Tenía buenas piernas y fueron pasando los kilómetros. En el kilómetro 140 creía tener la carrera controlada, pero realmente en ese punto me di cuenta que es donde empieza el IRONMAN realmente.

Me quedé solo totalmente y en los 40 km finales perdí muchísimo tiempo, pensaba en dejarlo pero me dije que tenía que acabar la bici como fuera, para hecerte una idea hasta el km 140 llevaba una media de 41,5 km/h y al final acabé un poco por debajo de los 40 km/h.

Sorprendentemente cuando empiezas a correr te sientes bien, al llegar seco de la bici, salí comiendo bien y controlando la nutrición, pase la media maratón en 1 hora 25 minutos, pero a partir de ahí comenzé a sufrir mucho y en el km 28 el bajón fue total.

Los 14 km finales se me hicieron eternos, perdí el top 10 pero ya ni me importaba, te das cuenta en los que te queda y cambias el chip. Ya solo piensas en el dolor y en acabar como fuera, y eso hice.

Acabé porque primero me lo debía a mi mismo; en pleno sufrimiento comprendí que para adaptarte a la distancia primero tienes que saber lo que es sufrir, pasar miserias y comprender lo que supone pasar la meta. Creo que para ser el primero 8 horas 32 minutos no está mal.

Cuando llegas totalmente KO, creo que se sacan conclusiones positivas de mejora, especialmente en bici, donde se que la clave puede ser llegar entero al km 140, es una cuestión de fondo, no creo que sea por el ritmo elevado al que sales sinó por meter entrenando algún día más de fondo. Corriendo también achacas haber llegado fundido de la bici, así ya es difícil aguantar los 42 km

Cosas buenas que saco, el estar en posiciones de podio hasta el km 140, eso es muy importante, creo que el IRONMAN al ser totalmente llano no se adecuaba a mi tipología pero el ritmo lo tengo, y en cuanto a la maratón se que la tengo. La natación estuve más cerca de lo esperado, creí que perdería más de 4 minutos y fueron solo 2:30.

Con esto para 2018, intentaré tomermelo con más calma y preparar un IRONMAN que se adecúe más a mí como Niza. Creo que llegaré con más confianza.

 

También podría gustarte Más del autor