El análisis del Mundial de Triatlón 2017

2017 un Mundial con muchas cosas que analizar

El Mundial de Triatlón 2017 ha sido sin duda el más extraño de los últimos tiempos, ganaron los dos más regulares.

Mario Mola estuvo en el momento preciso en las ocasiones que había que estar. Flora Duffy demostró estar un punto por encima que el resto y de seguir así las cosas no parece tener rival, al menos hasta el año olímpico.

Sin embargo decimos que fue extraño porque a diferencia de hace años, este Mundial siguió la tónica que se venía viendo en las dos últimas temporadas pero en esta ocasión de forma más evidente, poca gente es capaz de seguir el ritmo de este formato.

En hombres fue difícil ver una prueba en la que estuviesen todos, en mujeres fue un año de maternidad para las más grandes, incluso Duffy estuvo ausente en las dos primeras entregas.

El remate fue la Gran Final de Rotterdam, algo impropio para un formato que aspira a ser la Fórmula 1 del triatlón, un circuito sin pies ni cabeza que superaba con creces a los de Hamburgo, Yokohama y otros. Esperemos que en el Congreso de la ITU se haya tomado nota y circuitos así no estén en próximas ediciones.

Una cosa está clara, se cambian los circuitos, algo a 2 vueltas de ciclismo con tramos en los que pueda haber movimiento, ya que los espectadores tienen tiempo de verles cuatro veces en carrera a pie, o el desinterés de estas WTS será cada vez mayor. El ejemplo más claro fue la Gran Final, una vez agrupados todos gracias a la peligrosidad del circuito sobre todo en mojado, se acabó la prueba. 27 km sin que pasase nada.

En cuanto al análisis de los atletas:

Mario Mola fue el mejor, cuatro victorias que supusieron para él estar a tope de principios de abril a principios de agosto, un mérito tremendo muy difícil de conseguir. Gómez Noya, arrastrado por una pronta preparación, ganó la primera prueba en marzo, tuvo el Mundial en sus manos, pero finalmente finalizó segundo, un mérito enorme. Christian Blummenflet, sin duda acabó siendo el hombre más fuerte del Mundial y la pieza clave de las últimas pruebas; será uno de los hombres a seguir en 2018. Richard Murray estuvo a su altura en un año recaudatorio que le hizo estar en varios frentes a la vez. Fernando Alarza, dos palabras definirán su temporada, mala suerte. Jonny Brownlee se cuela en plaza de finalista con cinco resultados, una cosa está clara, sin él y su hermano el Mundial es distinto.

Hubo hombres a tener en cuenta de cara al futuro, el australiano Jake Birtwhistle, el neozelandés Ryan Sissons, el británico Bishop y Vincent Luis que ganaba su primera WTS, ni más ni menos que la Gran Final.

En cuanto a los españoles restantes, Vicente Henández acabó el 13 una vez más eclipsado por los otros tres compatriotas, pero su puesto es muy meritorio. Antonio Serrat tuvo una oportunidad en Leeds y consiguió un 18, nada mal, después desaprovechó la oportunidad que tenía en Estocolmo. David Castro un año sin duda lastrado por el caso surrealista de Abu Dhabi, que le marcó el resto de desgracias que ha tenido.Uxío Abuín, finalmente le llegó su hora, corrió la Gran Final en un circuito y circustancias muy desfavorables para él, logró acabar y puntuar.

En mujeres Flora Duffy como ya hemos dicho estuvo un punto por encima del resto, en breve alcanzará en palmarés a Jorgensen, pues ya parece no tener rival en ninguno de los tres segmentos. Destacable Ashleigh Gentle, única en ganar a Duffy este año y llevándose el subcampeonato pese a salir retrasada del agua en muchas carreras. Andrea Hewitt, quien pese a sus años en la pomada ganó las dos primeras WTS y después se le hizo larga la temporada. Katie Zaferes muy regular todo el año y solo la mala suerte de Estocolmo la privó del subcampeonato, algo muy positivo en ella es que en las dos carreras finales ya fue capaz de engancharse al trenecito Duffy.

Habrá que tener en cuenta a Jessica Learmonth, la gran pareja de Duffy hasta la T2, ha demostrado correr para estar en las medallas. Kristen Kasper, quien ha sido muy regular toda la temporada con seis plazas de finalista en total. La jovencísima americana Taylor Kneeb, quien con solo 19 años finalizó 2ª en una WTS.

Las españolas Carolina Routier y Anna Godoy corrieron más de una WTS, mientras que Miriam Casillas corrió una antes de su operación. Fue la primera piedra de toque, para el duro periodo de clasificación que comienza el próximo mayo.

También podría gustarte Más del autor