Jose Manuel Costa, a Kona por Legacy

Jose Manuel Costa estará en Kona tras años de finalizar IRONMAN, el Programa Legacy le abrió las puertas del cielo

José Manuel Costa se considera a sí mismo un triatleta popular, una vida plagada de obstáculos para entrenar. Mecánico industrial de profesión, con un trabajo en una fábrica a turnos rotativos, casado y con dos hijos de 14 y 16 años… no le ha impedido sacar tiempo y estar en Kona 2017.

Se inició en el triatlón en el año 2004 cuando comenzó a practicar natación por una lesión de espalda, fue entonces cuando vio en la televisión un reportaje del Ironman de Hawaii y decidió probar suerte…

“Me inicié en la Distancia Ironman porque fue la primera Información que tuve sobre el triatlón y porque era lo que realmente me motivaba, me saltaban las lágrimas de ver a toda esa gente entrando en meta, era muy emotivo verlo y quería experimentarlo en persona… Así que en el año 2006 hice mi primer Ironman en Lanzarote y me marcó hasta el día de hoy…”

Pese a bajar mucho sus marcas no llegó a tener el nivel suficiente para clasificarse a Kona,

“Bajo mi opinión personal no todo el mundo tiene las condiciones físicas para clasificarse por tiempo y a la vez cada día es más difícil la clasificación, así que yo puse los pies en el suelo enseguida, asumí que yo era triatleta para moverme entre 10 y 12 horas en un Ironman y así todo sería más llevadero, de lo contrario quizás hubiese acabado divorciado, sin trabajo y quién sabe si ahora no estaría aquí contando mi experiencia…”

Por eso encontró la otra forma de poder cumplir su sueño de ir a Hawaii, era el Programa Legacy que no es lo mismo que la famosa lotería, la cual ya no existe.

“La lotería nunca me interesó, pero el programa Legacy era motivante…ser Finisher en 12 o más Ironman de la franquicia y poder optar a una plaza entre todos los que reunían los requisitos…. así que me puse el objetivo del ser Finisher en todos los Ironman que participase…

“Cuando hice mi Ironman número 12 en Mallorca 2015 solicité ir a Hawaii por el programa Legacy y Ironman me premió con mi participación este año 2017”.

La vida de Costa es complicada para hacer IRONMAN, como hemos dicho antes sus handicaps de rendimiento se multiplican, tiene que variar su rutina según los turnos que le toquen:

“Cuando tengo turno de tarde me levanto a las 7 de la mañana, llevo a mis hijos al cole y a las 8 estoy nadando, después de nadar hago carrera a pie y luego comida rápida y a trabajar…

Cuando estoy de mañana hago algo de bici por la tarde , lo que las horas de luz me permitan y carrera a pie… Los días de descanso de trabajo hago las tiradas largas de bici y carrera y toda la natación que puedo…”

La preparación para Kona es similar que a otros IRONMAN, con la diferencia de entrenar en horas de calor para aclimatarse. No lleva dieta especial, come de todo, come lo que le apetece porque así obtiene un plus de felicidad que le permite entrenar mejor. A Kona irá financiado por su bolsillo, cumplirá un sueño, ni siquiera buscó patrocinador y se irá con su mujer y sus dos hijos que considera parte del sueño pues le han apoyado siempre.

“Mi objetivo en Kona es disfrutar de la experiencia y cumplir mi sueño de estar con los mejores, es un premio a muchos años de esfuerzo y de dedicación a este mundo de locos,jeje. Quiero ser Finisher y disfrutar de esa meta..”

 

También podría gustarte Más del autor