Antón Ruanova, una temporada para la esperanza olímpica

2016 ha sido un año de riesgo para Antón Ruanova, Dejo pasar una gran oportunidad laboral y la seguridad de un buen sueldo a fin de mes para volver a perseguir sueños con la incertidumbre y precariedad (y también la tremenda ilusión) del deporte minoritario. Y retomo el deporte como brasileño, país que me abre sus puertas para iniciar un largo, incierto, duro y apasionante camino para luchar por estar en Tokio 2020. “

Antón iniciaba la andadura con 3 años de ausencia de las competiciones internacionales, y con un bagage precario de entrenamientos, pero el destino quiso que se iniciara con efecto rebote, puntos y moral: ” El camino se inicia de la mejor manera posible: campeón Sudamericano de Triatlon en mi debut con los colores de Brasil en la ITU Copa Continental de Valparaíso. Mis primeros 100 puntos en el Ranking Mundial “.

 El camino se completa con otros buenos resultados, incluido el título de campeón de Brasil. Después volvió a Europa, Galicia y se tomó un tiempo de descanso, su comienzo había sido espectacular y llegó con poca base. Siguió su camino con carreras por europa en las ligas alemanas y francesas, para volver a Brasil donde se despidió con una Copa del Mundo en Salina, Ecuador donde si bien esperaba más sacó buenos puntos de cara a Tokio.
Algunas molestias, y una caída cortaron su progresión, aun así nos hace este balance de 2016.

“Miro más atrás, al global del 2016 y me siento satisfecho. Títulos, grandes carreras, buenos entrenamientos, impagables experiencias y mucho aprendido para seguir mejorando y luchando. Queda mucho pero seguimos avanzando. Gracias familia, amigos, Sara, César Varela, compañeros de entrenamientos (Paulo, Cid, Rafa…) y patrocinadores (Massi, Taymory, Rudy Project, SportMed-Edco, 226ERS, Huub, Train2Go) por ser exactamente cada una de las piezas necesarias para que este camino pudiese recomenzar y hacerlo con éxito”. 

FOTO: Tri Chile

También podría gustarte Más del autor