Consejos para viajes largos en triatlon

Como preparar en condiciones un viaje largo que has preparado con horas y horas de entrenamiento.

Con la llegada del IRONMAN de Hawaii, una de las ” afectadas ” Sonia Bejarano nos da consejos para afrontar un viaje largo en el que se incluye nuestra competición del año.

konaA la hora de planificar un viaje de largo recorrido tendremos que tener claras una serie de pautas para poder disfrutar de toda la experiencia. Los kilómetros que nos separen de nuestro punto de destino también forman parte de ese viaje y nuestra actitud ante esas horas de desplazamiento será crucial si queremos empezar con “buen ánimo”. Las horas de coche, avión, tren… pueden ser un momento idóneo para estructurar ideas de cara a una competición, para fijar el timing y horarios de la competición y días previos, para organizar alguna actividad de ocio si la estancia es prolongada o simplemente para prepararte mentalmente. Por supuesto puedes aprovechar este tiempo para relajarte, leer o ver alguna película (si viajas en tren o avión) o escuchar música y hablar (si viajas en coche), con el ritmo de vida actual se agradece unas horas “obligadas” de “desconexión”.

Recuerda que es un viaje para una competición que has estado preparando durante varias semanas con ilusión y dedicación, por ello, es momento de seguir cuidando los detalles especialmente en el momento de viajar. Algunos puntos que tendrías que tener en consideración serían:

Papeles en regla. Si tu destino es cualquier país de la UE no tendrás problemas, el DNI será documento suficiente para llegar a tu destino. Asegúrate de la fecha de vigencia ya que si está caducado puedes tener problemas a la hora de volar.

Si tu destino es de un país no miembro de la comunidad económica europea necesitarás pasaporte (asegúrate que está en regla) y un visado para entrar en el país. Estos visados pueden solicitarse on line, por ejemplo, si viajas a EEUU el formulario ESTA puede tramitarse de manera inmediata por internet por 14usd.

Medio de transporte. Si el viaje es transoceánico no te quedará más remedio que utilizar el avión para trasladarte. Elige una aerolinea de referencia y recuerda que tendrás que pagar una tasa por tu bicicleta, en muchas de ellas la consideran “equipaje especial”. No hace mucho, el triatleta solía “negociar” en facturación con la azafata de tierra de turno para que no le cobrara la bici como equipaje especial, hoy en día no pierdas el tiempo en esto, cada compañía tiene su propia politica. Por eso, antes de reservar el vuelo comprueba cuánto pagarás por tu bici, quizás la oferta que viste en primer lugar no sea tan buena. Los precios pueden variar pero os pongo algunos ejemplos de diferentes compañías por trayecto que Jaime Vigaray nos ha facilitado (por trayecto quiere decir, solo ida o solo vuelta, en un ida y vuelta tendrás que multiplicar por dos); Iberia suele cobrar 45€ en vuelos operados en península, sin embargo, en vuelos internacionales no pagarás por tu bici (norma vigente desde el 1 de junio), Air Europa cuesta 75€, Ryanair 60€ el trayecto, Easy jet 50€ por trayecto, British, Emirates, Qatar y Air Italia se consideran” bike friendly”, lo que significa que si tu maleta no supera 23kg no pagas ningún extra (solo podrás facturar gratuitamente un bulto). Especial cuidado con KLM o Airfrance (consideradas “angry bike” si la maleta de bici se pasa de peso te pueden dar una buena sorpresa), Delta, United o American suele salir sobre 150€.

Mi consejo es hacer un vuelo transoceánico con la misma compañía. Puede que sea algo más barato buscarte tú tus propios enlaces, sin embargo tendrás que pagar dos veces por tu bici y en caso de retrasos con alguno de los vuelos ninguna compañía se responsabilizará.

Elección de hotel. Comprueba la situación de tu hotel respecto al circuito de competición. La logística para ir a la salida, llevar la bici a boxes etc puede ser un quebradero de cabeza. Ponte en contacto con otras personas que ya hayan viajado para ver qué opciones son las más factibles; desde alquilar un hotel cercano a la salida y/o meta o alquilar allí un coche o ver cómo funciona el servicio de taxis con traslado de bici. Si la estancia es prolongada puede que te interese más alquilar un apartamento y disponer de más espacio y más libertad, especialmente a la hora de poder cocinar tus propias comidas.

Comidas. Puesto que te has cuidado durante muchas semanas debes seguir con las mismas rutinas hasta después de la prueba. Las comidas durante los viajes suelen ser a deshoras y poco recomendables. Da importancia a este punto y respeta tus horarios de comidas así como las cantidades y proporciones que suelas ingerir. Esto ayudará a que tu cuerpo digiera bien los alimentos ayudándote a descansar y por tanto a acusar en menor medida la fatiga del trayecto por lo que puede ser un punto a cuidar de cara a adaptarte cuanto antes a la nueva localización. Evita comidas copiosas y flatulentas antes de viajar. Si tienes alguna dieta especial puedes solicitar un cambio de menú, actualmente en las compañías aéreas tienen menús para vegetarianos, veganos, hindú, mediterránea…

Si cambias de huso horario intenta regirte por el horario de destino una vez entres en la aeronave con el objetivo de adaptarte lo más rápidamente posible.

Hidratación (y otros consejos). Olvidada durante los trayectos, toma especial relevancia en vuelos largos. Ingiere un vasito de agua cada 1h30´ o antes, recuerda que estas en un ambiente propenso a la deshidratación. No estés largos periodos de tiempo sentado. Evita bebidas alcohólicas y con gases. Las medias de compresión graduada (clase I) pueden ayudarte a evitar edema o hinchazón propia de la inmovilidad. Lleva una prenda de abrigo en cabina, a veces los aires acondicionados pueden jugarte una mala pasada.

Y lo más importante, disfruta también de esta parte de viaje, al fin y al cabo son experiencias diferentes y el triatleta se caracteriza por su capacidad para adaptarse a las nuevas situaciones que se le presentan.

También podría gustarte Más del autor