Antón Ruanova; competidor y diplomático

Antón Ruanova nos hace balance de su primer año brasileño

El 8 de enero de 2015, Antón Ruanova lleguó a Brasil para trabajar en la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Brasilia. La elección de la ciudad se debía en parte a sus facilidades para compaginar vida laboral y deportiva. Tras unas primeras semanas complicadas de adaptación al trabajo y la ciudad, situada a 1.200 metros de altitud y con las burocracias típicas de cambio de residencia, se presentó en Caiobá (8 marzo) para correr la primera prueba del circuito Sesc Triathlon.

La preparación había sido regular en el agua, y deficiente en bici y buena en la carrera a pié. Y eso fue lo que se vio en la prueba. Natación sufrida perdiendo seis segundos con los líderes, ciclismo desastroso perdiendo un dueto y un terceto y buena carrera a pié aunque sin conseguir mejorar la 6ª posición final. Para Ruanova fue el primer choque con la realidad, de compaginar trabajo y competición profesional de triatlon. A las dificultades personales, Antón añadió otro factor en la ecuación: viajes de placer para conocer Brasil y Latinoamérica.

Después de esta primera prueba, para él decepcionante, intenta aclarar sus dudas:

DESEOS

Quiero entrenar. Quiero competir. Quiero batirme con profesionales. No pretendo ganar dinero pero quiero cubrir los costes de desplazamiento (avión), hospedaje e inscripción. El coste estimado es de R$ 1.000, igual al premio del 5º clasificado.

OBJETIVO

Realizar pruebas del circuito profesional Sesc Triathlon alcanzando el top 5. Compaginándolo con el trabajo (tengo que y quiero hacer) y los viajes (quiero conocer el país y Latinoamérica).

PLAN

Teniendo ilusión y fuerzas, el plan pasa necesariamente por ser eficiente y organizado.

Trabajo: mi jefe pone su gran granito de arena permitiéndome utilizar la hora del almuerzo para nadar (gracias Fernando y Marisela).

Viajes: organizo los viajes en las semanas posteriores a las competiciones, intentando permanecer en casa las tres semanas previas a cada carrera. Y, si no lo consigo, hago coincidir los días de viaje con periodos de descarga y asimilación del entrenamiento.

Entrenamiento: no hay momento malo para entrenar ni día en el que no haga una sesión aunque sea de quince minutos. Entreno en ayunas a las 06:30 antes de trabajar, nadar los cuarenta minutos de la hora de comer, pedalear de noche a las 20:00, gimnasia en casa antes de dormir, etc.

RESULTADOS

Aclarados los deseos, marcado el objetivo y desarrollado el plan para alcanzarlo. Así afianzo la natación, mejoro el ciclismo y mantengo la carrera a pié. Con muchas más garantías me presento en Brasilia (3 mayo) en la segunda prueba del circuito. 2ª posición. Disfrutando. Seguimos en Palmas (14 junio). 4ª posición, perdiendo una o dos posiciones por calambres a falta de 200 metros. Disfrutando. Continúan dos pruebas amazónicas: Manaus (11 julio), 2ª posición. Disfrutando cada segundo. Y Belém (16 agosto). 5ª posición. Sufriendo.

Sigue leyendo en el blog de Train2Go:

http://train2go.es/blog/jugando-a-ser-pro-trabajando-7h-al-dia

ruanova

También podría gustarte Más del autor