Como hacer 8:45 en un IRONMAN con 12 horas semanales

Alvaro Velázquez nos enseña una caso real con uno de sus pupilos haciendo 12 horas semanales de entreno y bajando de las 8:50 en IRONMAN

MOISES VIDALUn tema que interesa mucho últimamente es cuánto tiempo es realmente necesario entrenar para estar en la élite del triatlón. El rendimiento de los grupos de edad está llegando a niveles insospechados hace unos años y muchos se preguntan cómo es posible.

Para empezar quiero dejar clara mi opinión, y esta es que no hay atajos. Para llegar a lo más alto hay que tener una genética privilegiada y dedicarse al 100% a ello empezando de joven y durante muchos años. En triatlón concretamente, creo que un mínimo de 25h semanales de entrenamiento neto es necesario para alcanzar el potencial de cada uno, junto con una vida orientada a asimilar esas horas lo mejor posible.

Esto no quiere decir que con mucho menos tiempo no se pueda rendir a muy buen nivel, y para ello presentaré un caso concreto y explicaré cuales son a mi modo de ver las claves del éxito.

Moisés Vidal tiene 41 años, trabaja en oficina a jornada completa y tiene mujer, un hijo y otro en camino. Practica triatlón desde hace aproximadamente 11 años, antes hizo deportes de vela. Tras años de lenta pero constante progresión hizo 8h45 en Ironman Barcelona 2014 y en Triathlon Vitoria fue 5º absoluto.

En los últimos 5 años el entrenamiento de Moisés ha girado en torno a 3 sesiones de cada segmento y un total que raramente excede de 11-12 horas semanales, en 2015 hemos introducido un par de sesiones de fuerza que no le llevan más de 20-30 minutos cada una.

¿ Cuáles son las claves de este rendimiento con un volumen de trabajo que apenas llega al mínimo necesario ?

– Evidentemente tiene condiciones, no las de un fuera de serie pero ligeramente por encima de la media. Además tiene una constitución adecuada para el deporte de fondo con 169cm y 60kg de peso.
– En toda su trayectoria ha tenido dos entrenadores, con el actual lleva 5 años. Eso permite aplicar a su programa un nivel de individualización óptimo. Su entrenador le conoce y sabe lo que funciona con él y lo que no, tanto a nivel fisiológico como psicológico (muy importante).
– Consistencia: Moisés descansa una semana, máximo dos después de cada Ironman, y aunque el nivel de exigencia no es siempre el mismo lógicamente, evita periodos prolongados de inactividad. Esto permite progresar año a año en lugar de empezar de cero cada temporada, además de minimizar el declive físico propio de la edad.
– Del mismo modo, no sigue meso-ciclos clásicos de X semanas de carga y una de descarga, sino que entrena de manera de constante e introduce pequeños periodos de descanso cuando los necesita o en torno a competiciones.
– Atención obsesiva a los detalles, fundamentalmente posición en bici, material y alimentación.

Quiero reiterar de nuevo que con esto no quiero decir que se pueda rendir al máximo con 10-12h/semana de entrenamiento, seguramente Moisés podría dar más de sí con una vida dedicada al 100%. Pero con pasión, individualización, siendo consciente de las limitaciones de uno y no frustrándose por ellas sino luchando por sacar lo mejor de uno mismo se puede llegar muy lejos.

moises vidal triatlon

También podría gustarte Más del autor