Haz de tu forma de vida un arsenal de entrenamientos

Antón Ruanova ¿ Cómo podemos aprovechar el día obteniendo beneficios a cualquier hora muerta que tengamos ?.

anton_ruanovaAntón Ruanova, entrenador de Train2go nos descubre que nuestro día a día tiene muchos huecos con tiempo para entrenar.
1) Descubre nuevos horarios.
Rompe lo establecido. El día tiene 24 horas y muchos momentos para machacar que a priori desaprovechabas. Hazte con un frontal para correr o con luces para la bicicleta.
Experiencia personal (EP): los martes y los jueves salgo a pedalear a las 20:00, a oscuras. Cuántos más seáis, más visibles os hacéis para los coches. Y más rápido podéis ir. Aquí solemos hacer medias de 41 km/h, con lo que en menos de 90 minutos estoy de vuelta en casa con 55 kms en las piernas.
2) Haz de tu casa un gimnasio.
La prevención y la fuerza, esos grandes olvidados cuando se dispone de poco tiempo. Una vivienda es un gimnasio a tu alcance. Hazte con un TRX o un balón de pilates. Introduce rutinas y verás los beneficios en poco tiempo.
EP: cada mañana realizo 5 minutos de propiocepción mientras desayuno. Tienes tantos ejemplos como quieras imaginar: hago sentadillas mientras espero por el ascensor para bajar, ascensor que evito para subir haciéndolo por las escaleras realizando skipping. Además realizo 10 minutos de ejercicios de core y flexiones casi todos los días. Poco tiempo x muchos días = ganancia duradera.
3) Usa los desplazamientos como entrenamiento.
¿Quién dice que sólo tienes tiempo para hacer una sesión al día? Deja el coche en el garaje y acércate a la piscina corriendo. Sirve como calentamiento y sumas unos preciosos kms para quién no puede tener el tiempo que querría para entrenar.
EP: muchos días voy corriendo hasta la piscina. O uso la bicicleta para realizar distintos recados por la ciudad.
Beneficio extra: tras semanas corriendo hasta la piscina con una pequeña mochila con las cosas de nadar me he dado cuenta de que he aprendido a correr más plano, con menos elevación vertical. Una buena sesión de técnica.
4) Elimina excusas.
Hay tantas como imaginación tengas: no tengo tiempo, estoy cansado, ayer ya entrené bien, tengo mucho trabajo… No hace falta que las busques, existen.
EP: aunque esté perezoso me obligo a calzarme las zapatillas o a ponerme el bañador y salir. “Venga Antón, haz algo aunque sean 20 min”. Una vez que estás ahí fuera es más fácil dar esquinazo a las excusas y acabar haciendo un buen entrenamiento que, en esos días perros, vale doble.
5) Exprime el fin de semana.
Son dos días y medio, organízate y tendrás tiempo a muchas cosas difíciles durante la semana.
EP: el viernes suelo entrenar fuerte y dedicar la tarde-noche a la vida social. Sí, somos deportistas pero no robots y un poco de vida social es necesario y recomendable. Me acuesto algo más tarde y el sábado duermo sin despertador y entreno tranquilo por la tarde. El domingo, con las pilas nuevas (físicas y psicológicas) madrugo para hacer un día de volumen e intensidad. El secreto es compaginar entrenamiento – vida social – descanso.

Sigue aquí con los consejos

También podría gustarte Más del autor