Albert Moreno, muy personal

Albert Moreno es entrevistado por su ex compañero de residencia Antón Ruanova.

Albert_Moreno_Alpe_Duez_triathlonEn 2009 tuve el placer de coincidir contigo en la Residencia Blume de Madrid. Una apuesta por mejorar la natación para ser competitivo en triatlón. Tras no renovarte la beca, decides volver a casa. No sólo no pierdes un ápice de motivación, sino que vuelves a reinventarte de nuevo. ¿Has tenido siempre las cosas así de claras como se ve desde fuera?

No. Fue duro.
Mi paso por la Blume me sirvió para abrir los ojos, allí la verdad es que me descontrolé bastante, no estudié lo que debía y no llevaba un ritmo de vida acorde con un chaval de 18/19 años. A partir de eso y volver para casa, una charla con mi padre me hizo abrir los ojos y ver que a nivel de estudios había perdido dos años. Y en ese momento tuve claro que no quería perder más el tiempo.

Así que el primer año de vuelta a casa me acostumbré a una dinámica dura de levantarme a las 05.30 para poder nadar antes de la universidad. Luego volver a las 14.00 a casa y poder meter otra sesión además de las tareas de la universidad antes de acostarme. Para mí este año fue muy importante para a día de hoy tener las cosas muy claras; luchar por ganar carreras importantes de media y larga distancia y terminar la carrera universitaria (me queda un año).

Desde luego, eres un espejo dónde se podría mirar cualquier deportista. Me gusta poner ejemplos como el tuyo. No eres un Javier Gómez o un Mario Mola, cuyo infinito talento puede hacer olvidar el esfuerzo sobrehumano que hacen día a día para ser los mejores del mundo. En tu caso el trabajo diario y el enfoque mental óptimo sobresalen sin lugar a dudas viendo tu trayectoria. ¿Dónde crees que está tu techo?

No lo sé, supongo que con el tiempo se irá viendo pero a nivel de kms entrenando tengo mucho margen. Para que te hagas una idea el año pasado estuve haciendo semanas tipo de: 15-17km nadando/350km en bici/60-65 km a pie. Creo que ese volumen puede subir a medida que mi cuerpo vaya asimilando los entrenos (no antes). Por otro lado la experiencia es un grado y llevo muy poco con las carreras de media distancia. Poco a poco se irá viendo de momento va siguiendo su curso y estoy contento con eso.

Roger Roca, César Varela. Los dos son mucho más que un entrenador. ¿Qué es lo que más aprecias de cada uno?

De Roger es muchísimo lo que tengo que agradecer, fue el primer entrenador que he tenido y la persona que me ha guiado durante muchísimas horas/entrenos. Confió mucho en mí y eso hay que agradecerlo.
Por otro lado Cesar fue de los pocos que confió en mí desde mi primer paso en la Blume, pensó que de un chico delgado y sin saber nadar se podía hacer un triatleta profesional. Y su ayuda fue importante en mi paso en la Blume y vital a día de hoy.

En España has abierto un hueco que parecía destinado a gente más experta: la MD a una edad temprana. Esto, que es algo muy común en el país dominador en MD y LD, Alemania, no abundada aquí. Los grandes nombres españoles fueron consagrados triatletas de olímpica: Raña, Eneko, Clemente,… Para mí eres un referente en salir de tu zona de confort en búsqueda de nuevos retos. ¿Quién creyó en ti desde el principio en este nuevo reto?

Creo que poca gente, vamos a hablar claro. Albert Moreno como triatleta de distancia olímpica fue un triatleta normal, y por lo tanto creo que poca gente podía esperar que pudiese hacer cosas bonitas a pesar de haber sido subcampeón del mundo de duatlón sub23.
Aun así siempre he tenido mucha suerte con la gente que me rodea, mi familia, mi pareja, mis amigos.
Y el hecho de conocer a Marcel me animo bastante a echarme hacía delante con esta aventura conjuntamente con Cristian y Cesar a los que tengo que agradecer ¡¡muchísimo!!

¿ Con qué sueña Albert Moreno ?

Me gustaría ser una persona que como a día de hoy se sienta realizada consigo mismo. Sé que a medida que pasen los años los objetivos serán más duros y eso será cada vez más duro, pero al final y al cabo eso es la parte bonita del deporte.
Y a nivel de carreras/resultados ver hasta dónde puedo llegar con mi cuerpo. Es divertido ese reto. jeje.

El deporte de élite siempre conlleva momentos duros que no siempre salen en TV. ¿En qué piensas cuando las cosas no marchan como te gustaría? ¿Cómo engañas a la cabeza cuando te envía señales para parar en esos momentos de agonía?

Ha habido una persona vital en mi vida, mi abuelo. Nos dejó hace muchos años, pero él fue uno de los que me animó a practicar deporte y sé que él se sentiría orgulloso si me viese haciendo lo que estoy haciendo. Así que en gran parte cuando tengo un momento de debilidad pienso en que él me estará viendo desde arriba y no lo quiero defraudar.

La confianza, el preciado tesoro de cualquier deportista. ¿Tienes algún entreno “talismán” en cada disciplina que te haga ver que estás preparado ante un gran reto?

Seguir aquí la entrevista

También podría gustarte Más del autor