En memoria de Jackie Gallegher

Adiós a una leyenda que por unas horas nos trasladó a los maravillosos 90.

Eran las dos de la tarde cuando me enteré que aquella triatleta australiana que en los 90 formaba parte de esa selección aussie que dominaba el Mundo, había fallecido.

Una gran pena recorrió mi cuerpo, al mismo tiempo que mi mente se fue a los 90; una época que ha sido la que más me ha llenado en mi paso por el triatlon. Muchos recuerdos, ahora con 45 años cada vez más lejanos, afloraron; los primeros 90 con Antonio Alix, Ramón Ricoy y Michael McCormack como hermanos mayores, González Amo como el padre de todos, y el señor Paco Godoy como ídolo en las competiciones. También los segundos 90 con los entrenamientos con Xavi Llobet y Pepe Barbany y algunos buenos resultados aun en la retina.

Todo ello en un mundo en el que las competiciones, y sobre todo la mentalidad o forma de vivir el Triatlon, dista mucho del que hay ahora. Había ídolos, cracks, gente como Jackie Gallegher que lejos de los selfie y redes sociales, con sus entrenos y gestas deportivas servían de inspiración al resto de triatletas de la época, y cimentaban un gran deporte construido, no hay que olvidar, gracias a esa elite como Jackie.

Después por la tarde noche, sin importarme la lluvia, salí a correr  y sentí las sensaciones de aquellos 90; sentí que las piernas iban solas, sentí que iba volando y no me cansaba al igual que en aquellos años. Supongo que desde donde quiera que estuviese, ayer Jackie mandó fuerza a todos los triatletas para que tuvieran un entrenamiento en su honor.  Al llegar a casa y ver el GPS desperté del sueño, pero esos minutos, ya no me los podrá quitar nadie.

Jackie Gallegher, donde quiera que estés gracias.

FOTOS: ITU

 

 

También podría gustarte Más del autor