Los pros y los contras de correr en el IRONMAN de Hawaii

Vicenç Castellá, triatleta finisher en el IRONMAN de Hawaii, nos analiza que supone para un GE  esa prueba.

vicen_castellEl pasado 29 de junio, en la localidad francesa de Niza, disfruté del que ha sido seguramente, mi mayor logro en mi humilde periplo por el triatlón. Tras 9h y 37’ entré en tercera posición en mi grupo de edad y obtuve la clasificación automática para participar en el Campeonato del Mundo de distancia Ironman en Kailua-Kona, Hawaii.

Mientras escribo estas líneas, ( ya hace una semana que regresé de Kona con la anhelada medalla de finisher ) me vienen muchos recuerdos y vivencias a la cabeza que han tenido lugar durante estos meses previos de dura y constante preparación. El camino ha sido largo y muy trabajado, ha habido momentos buenos y otros no tan buenos pero el recuerdo y la experiencia vivida no me la va a poder arrebatar nadie.

Intentaré sintetizar de la forma más clara y concisa posible los pros y contras que me he experimentado al cumplir mi sueño:

Pros:

– La experiencia vivida es única e inolvidable. Cualquier amante de este deporte debería poder experimentar al menos, una vez en la vida, la cantidad de sensaciones que se viven nadando en el Pier, Pedaleando por Queen-K o corriendo por Ali’i Drive.

– Kona es triatlón. Allí están representados los mejores triatletas de la distancia y compartir charlas y entrenos con ellos es un verdadero lujo y una fuente de conocimiento fantástica. Sólo llevo 5 años en éste mundo así que cada día aprendí cosas nuevas.

– Hay quien valora mucho el logro conseguido. El hecho de estar allí te permite conocer gente que está en la misma sintonía que tú y con algo de fortuna se te pueden abrir puertas que nunca antes habías imaginado.

– Disfrutar de la isla. Seguramente de no ser por el Ironman nunca hubiese ido a Kona. Gracias a ello he podido explorar un entorno totalmente distinto a lo conocido hasta el momento y para mí competir en la otra punta del mundo con paisajes y condiciones climatológicas tan exóticas ha sido un valor añadido que siempre perdurará en mi interior.

vicen_castellaContras:

– Viajar a Kona es muy caro, sobre todo si viajas des de Europa, pues la distancia y la diferencia horaria te obligan a estar varios días más que en cualquier otra competición con todo lo que eso conlleva. Aviones, estancia, dietas, alquiler coche, gasolina y claro que sí, algún que otro recuerdo hacen que el mayor de los sueños para un amateur de la larga distancia sea un verdadero bolsillo sin fondo.

– Para lograr la clasificación, a no ser que seas un superclase (está claro que no es mi caso) tienes que dedicarle muchas horas al entrenamiento, a cuidarte, a descansar…pero como no profesionales que somos, tenemos muchos más asuntos que atender como la familia, el trabajo, el ocio… y a veces es complicado saber gestionar todo. Si no cuentas con el apoyo de todos y cada uno de estos grupos… será misión casi imposible lograrlo.

– 3 días antes de partir hacia Kona me quedé sin trabajo. El mejor momento de mi vida podía convertirse en una pesadilla. Tengo la suerte de gozar de una familia y amistades fabulosas que han hecho todo lo que estaba en sus manos para que no me quedase mal sabor de boca en tan anhelado viaje.

– Por lo que a la carrera se refiere, no es el circuito más bonito que he visto. No entro a valorar la dureza ni la velocidad pues es un campeonato del mundo y nadie dijo que sería fácil, pero con las maravillas que he visto por Hawaii, podrían sacar circuitos espectaculares.

– A nivel de rendimiento, tal vez sería idóneo romper con todo el miticismo de Kona e ir rotando el Campeonato en distintas sedes por todo el mundo. Por suerte, ya se empieza a hacer en 70.3 para igualar las condiciones y es que la orografía de Kona es tan específica que no permite triunfar a cualquiera, por no hablar del temido jet-lag y la humedad extrema que tanta mella puede dejar.

Por lo tanto, se perdería la esencia (tal vez marketing) de ir a Kona, pero siguiendo el mismo sistema de clasificación, sería mucho más justo rotar de sede cada temporada para huir de los favoritos habituales.

Vicenç Castellà – Comunicador y triatleta amateur

También podría gustarte Más del autor