Entrenar a pleno sol ¿ beneficioso o no ?

Adaptarse a una competición en condiciones extremas, como prepararlo

Muchas competiciones, están puestas a horas en las que el calor es infernal, 35 grados a la sombra y más de 40 al sol. Da igual la distancia que sea, que esas condiciones extremas pasarán factura.

Hay varias teorías para prepararse a competir en esas condiciones; una hacer entrenamientos en horas en las que el calor respete, y encontrarte con el infierno el día de la prueba, y otra entrenar en las horas de más calor.

Después de haber estado probando durante dos semanas, hemos sacado una serie de conclusiones. No se trata de conclusiones definitivas, pues cada cuerpo es un mundo. Las nuestras son las siguientes:

Es mejor entrenar en horas en las que la climatología sea más favorable, de esta forma el entrenamiento nos enriquecerá e irá quedando en el cuerpo sin pasar tanta factura, aparte de tener una mejor recuperación. Los ritmos programados serán más fáciles de conseguir, aguantaremos mejor el entrenamiento, y la recuperación de un entrenamiento a otro será mejor.

Por otro lado, entrenando a horas centrales, el desgaste es enorme, un ejemplo hacer una hora corriendo entre 3 o 5 de la tarde, nos deja muy tocados, con una pérdida de sales y electrolitos enorme, eso diariamente pasará factura en menos de dos semanas, llegando incluso a no cumplir sesiones por cansancio o no haber recuperado de la primera. Además al no ser capaces de ir a los ritmos programados, no conseguiremos el nivel de esos ritmos.

Aparte hay que unir la falta de descanso por la noche debido al calor de estos días.

Podemos hacer una adaptación progresiva, un entrenamiento en condiciones extremas el día previo a la jornada de descanso. También empezar en horas respetuosas y que nos coincida una parte final del entrenamiento con condiciones adversas.

isdin

También podría gustarte Más del autor