Como te puede ayudar una vuelta a los orígenes

Una vuelta a los orígenes de cada uno, puede hacer que nos reencontremos con nuestra esencia de triatlon

triatlon_coria
triatlon coria

Diego Paredes, nos aconseja como en determinados momentos es conveniente saber de donde venimos, para saber a donde vamos.

Cada vez que vuelvo a mi pueblo en verano, me reencuentro con mis viejos amigos, que son como mis hermanos, compañeros de batallas triatleticas. Muchos de vosotros les conocéis porque siguen en activo Miki Acosta y Eloy Valle. Hace mucho tiempo que no coincidimos los tres, lo cual me da pena.

Hablar de esto en público es para que las nuevas generaciones conozcan como tres chavales de un pueblo de Extremadura sin piscina climatizada, con muy pocos medios, haciendo un deporte “raro” que nadie conocía y que nos tomaban por locos… pero con mucha ilusión, a fuerza de soñar, de luchar, de perseverar, de querer, consiguieron gracias al deporte, realizar muchos de sus sueños de críos.

Para los tres, el deporte es hoy en día al mismo tiempo nuestro trabajo, ocio y pasión. Los tres nos dedicamos profesionalmente a la educación física en diferentes facetas y todo ello gracias a una vida de triatlón.

Los inicios fueron en nuestro pueblo, Coria, donde se celebraba un triatlón. Hacíamos piragüismo y recuerdo que el año 1992 siguiendo la prueba en piragua me picó el gusanillo y surgió el reto para el año siguiente, al cual se unió Miki y un par de años más tarde Eloy.

diego_paredes_y_miki_costa
diego paredes y miki costa

Al verano siguiente en 1993 en un principio nos planteamos hacerlo por relevos pero al final lo realizamos entero, distancia olímpica sin drafting. Recuerdo perfectamente los boxes con sillas (en Francia se sigue haciendo así) ponerme calcetines y correr con una bici prestada. El reto para unos chavales de 12 y 14 años era grande pero logramos completarlo y poco a poco nos fuimos introduciendo en el multideporte viajando por todo el territorio nacional.

En los viajes dentro de Extremadura o fuera la mayoría de las veces teníamos que buscar alguien que nos llevara, nuestros padres, amigos, recuerdo incluso estar buscando la tarde antes de alguna desesperadamente sin saber si podríamos correr hasta horas antes.

Recuerdo entre muchas cosas como los entrenamientos a las cuatro de la tarde con un calor asfixiante en verano o durante el invierno estar deseando salir del instituto, comer y rápidamente bajar a la zona de la isla para entrenar. Recuerdo dormir en la calle antes de un campeonato de España en Posadas, de comer todo el fin de semana con el tupper de pasta que nuestras madres nos habían preparado. De ir a nadar a Plasencia 2 dias en semana por la imposibilidad de hacerlo en Coria por no tener piscina climatizada, seguimos sin piscina. Del material del cual disponíamos, ahorrando para comprarnos alguna pieza con mucha ilusión y esfuerzo.

Mucha ilusión, romanticismo puro y duro con pocos medios hasta llegar a cumplir sueños que pensábamos inalcanzables: estar becados en un centro de alto rendimiento, ser internacionales, estar en los mejores equipos a nivel nacional, correr pruebas fuera de nuestras fronteras…

Estos días en Alpe D´Huez me doy cuenta de todo esto, de mis orígenes, de cómo era todo cuando comencé y de cómo es ahora. Aquí comparto piscina con Marcel Zamora, Ben Allen, Olivier Marceau, Ettiene Dietcmush… disfruto de una vida de auténtico profesional, una vida soñada. Pero vuelvo la vista atrás y me parece increíble y tener tantas anécdotas, momentos, competiciones, amigos. Por eso tengo que valorar aún más cada día que pasa, de dónde estoy y cómo he llegado. Me gustaría que todos los chavales que empiezan con medios a su alcance, buen material y apoyo familiar, que sean conscientes de todo lo que tienen y luchen de verdad si quieren llegar alto, porque con esfuerzo, dedicación y paciencia se pueden conseguir muchas de aquellas cosas que en ocasiones soñamos.

“El que ha puesto su buena voluntad y sus dotes en liza y no ha llegado, no es un fracasado, sino un triunfador y se le respetará considerándolo como tal”

“Siempre tienes un rival a quien superar, sea cual sea tu nivel, TU”

Texto y Fotos: Diego Paredes