Análisis 2013 del triatlon olímpico femenino

Una temporada de relax para las grandes y con el imperio británico pisándo fuerte.

Triatlon_Olimpico_femeninoDespués de los JJ.OO, el 2013 has sido a diferencia de los hombres, un año sabático para las grandes del circuito mundial, al menos para las tres medallistas, Spirig, Nordem y Jenkins, así como otras punteras que apenás se dejaron ver.

Esto ha propiciado la aparición de una nueva orda británica, con Non Standford y Stimpson, que perecen predestinadas a mucha gloria en el próximo ciclio olímpico, Non Stanford parece la hermana Brownlee, y será dificil ganarla en los próximos años. Otra de las nuevas, si bien ella ya dio la campanada el pasado año, y estuvo en los JJ.OO,  fue la americana Jorgensen, tuvo el Mundial en sus manos, pero lo perdió al tratarse de una “triatleta rara”, capaz de todo, pero a la que le pasan cosas extrañas, que le hacen perder muchos puntos y carreras. Por contra en las carreras de segunda división ITU, las WC varias compañeras suyas parece que formarán un potente equipo americano en breve.

En nuestro panorama, Ainhoa Murua fue la mejor, en una temporada en la que solo al final comenzó a ser la de los últimos dos años, su trayectoria parece bien encaminada a lo que serían sus cuartos JJ.OO. Por otro lado Carolina Routier prometía mucho allá por el mes de abril, pero se fue desinflando conforme pasaba la temporada, aun así su temporada fue mejor que la del 2012, y es una baza que tenemos para estar en el 90% de carreras en cabeza hasta la T2. Otra que brilló a ratos fue Tamara Gómez, con grandes actuaciones, pero necesitada de carreras especiales para realizarlas, ciclismo con parón que permita reagrupamiento de grupos.

Otra destacada fue Marina Damlaimcourt, como siempre mermada por las lesiones, en las dos carreras que corrió, la primera y la última de la temporada, demostró estar todavía por encima del resto. Poco más a nivel internacional, donde el panorama es negro de cara a Río, según están las cosas y con el costosísimo sistema de clasificación, será difícil que se consigan más plazas que la de Ainhoa.

A nivel nacional, lo más destacado fue Sara Bonilla como novedad, el resto las de siempre; se esperaba algo más de Melina Alonso, aunque a buen seguro este año repuntará, lo mismo que de Marta Jiménez, mermada por lesiones. Valiño a mejor nivel que otros años, y parece que la MD le vendrá aun mejor. Para finalizar estamos a la espera de la subida de las nuevas generaciones, Laura Gómez parece la primera, pero vienen cadetes con proyección.

También podría gustarte Más del autor