Alberto Casillas: Las Bienaventuranzas del Triatlon

Los Triatletas somos unos privilegiados.

Alberto CasillasEl triatlón ha crecido de manera casi impensable para cualquier deporte. Es muy joven, ampliamente conocido, con un altísimo nivel y una participación siempre creciente. Además hemos sido ya cuatro veces olímpicos. Pocos deportes han crecido tanto, y tan rápido. Somos unos privilegiados.

Practicamos un bonito deporte que nos permite alternar tres disciplinas de sobra conocidas, dos de ellas, el ciclismo y la carrera a pie, se practican en contacto con la naturaleza, y con la posibilidad de variar el recorrido. La tercera, la natación, relaja y moviliza todo el cuerpo sin impacto. Entrenar así es un privilegio.

Salimos en la televisión, tenemos varias revistas especializadas, cada vez hay más seguimiento, y aún siendo un deporte relativamente pequeño, mediáticamente estamos muy arriba. Somos unos privilegiados.

Qué decir de nuestras estrellas, están ahí, al lado nuestro en cualquier línea de salida, siempre accesibles, siempre cercanos, gente con la cual tenemos amistad. En ningún otro deporte ocurre esto y por ello somos unos privilegiados.

Existen pruebas IRONMAN, larga distancia, media, olímpicos, sprint, duatlón, acuatlón, triatlón de invierno, triatlón cros, por equipos… Para absolutamente todos los gustos, variando en orografía y geografía… Pocos deportes son tan “a la carta”. Somos unos privilegiados.

¿Y por qué no? Practicamos un deporte que a la gente le impresiona, ganamos respeto por su dureza, somos unos pequeños héroes en nuestro círculo de amigos, y eso, reconozcámoslo, a todos nos gusta. El privilegio es nuestro.

Este deporte nos enseña a cuidarnos, a respetar nuestro cuerpo y a tratar mejor al oponente en el deporte y en la vida. Realizado de forma “amateur”, nos hace obtener grandes beneficios, físicos y mentales, nos permite desconectar, sin el agobio o monotonía que conlleva hacer una sola modalidad, Gracias a esto gozamos de una salud de hierro. Qué gran privilegio.

Grandes amigos, eso es lo que dejan viajes, carreras, equipos… Muy buen rollo en un deporte donde la mezcla entre compañerismo y rivalidad es simplemente perfecta. Somos unos privilegiados.

El triatlón es reto y desafío, una vez que competimos, queremos más y más. Pruebas más largas, más duras y siempre con el componente de la autosuperación presente. Todo esto de una u otra forma repercute en nuestra actitud en la vida. Esto nos convierte en unos privilegiados.

Disfrutemos de nuestro gran deporte ya que, sí, somos unos auténticos privilegiados.

Alberto Casillas García

http://www.facebook.com/alberto.casillasgarcia.5

https://twitter.com/alcasber

También podría gustarte Más del autor