-

10 olvidos letales

En ocasiones un pequeño detalle puede echar abajo tus expectativas. ¿ Cómo prevenirlos ?

Tras sondear entre varios lectores de Triatlon Channel sobre que olvidos o despistes en una competición les supusieron una pérdida irreparable de tiempo, hemos seleccionado los 10 casos más chocantes. Una conclusión clara, los pequeños detalles pueden ser la clave de llegar en un tiempo o posición determinada, o hacerlo peor.

-Tras una larga cola para entrar en la zona de transición, creí que no me daría tiempo a llegar a la salida, así que deje la bici a toda velocidad, y cuando acabé la natación no sabía por que pasillo dirigirme a por mi bici, perdí mucho tiempo buscándola.

Aquí un sencillo truco como el de fijarte un punto de referencia a la altura del pasillo y otro a la altura de donde tienes la bici ayuda mucho.

-Terminé la carrera sin ningún tipo de incidentes, y cuando terminé el triatlon me encuentro que me habían descalificado, fui a preguntar y me dijeron que las gafas de natación estaban fuera de la cesta y no pare en el penalty.

Aquí es como todo en la vida, según quien te toque, lo mejor es conocer el reglamento e intentar llevarlo a rajatabla. 

-Normalmente dejo las zapatillas en los pedales, pero en aquella prueba la salida de la T1 era cuesta arriba, así que opte por dejarlas en el suelo y salir calzado. Mi sorpresa fue que al subirme a la bicicleta iba descalzo, me olvidé que estaban en el suelo las zapatillas, por la fuerza de la costumbre. Tuve que dar la vuelta a por ellas y perdí todas las opciones.

Un consejo para estos casos, en los metros finales de la natación, intentar pensar en que voy a hacer en los boxes, para tener todo mecanizado.

-Las competiciones me superan, y los nervios me atacan produciéndome escapes, normalmente me tomo antes Fortasec y aguanto, pero aquel día se me olvido tomarlo: en la natación el problema lo tuvieron los que venían por detrás…, posteriormente en la bici tuve que parar dos veces, y en la carrera a pie los 21 km fueron un infierno, pero aunque suene a gracia, el problema fue para el organizador que acostumbra a abrazar y dar la mano a todos los finisher…

Aquí tu postura es muy buena tomárselo con humor, y sobre todo y nunca mejor dicho que el “marrón”, se lo coman otros.

-Suelo olvidarme las cosas, hasta tal punto que a un triatlon se me olvidó en casa la bolsa con todo, al menos el mono lo llevaba puesto. En las inmediaciones tuve que pedir prestado a todo el que pasaba, casco, zapatillas de bici y como no encontré mi número tuve que correr con los zapatos que llevaba, al menos tenían la suela de goma.

En estos casos, aconsejable, el día antes de la carrera dejar tu mochila con todo lo indispensable para competir preparada y colgada de la bicicleta, así no te olvidarás nunca.

-Mi olvido fue fruto de la emoción, corrí un media distancia y en la bici iba sufriendo pero con gente que nunca llegue a pensar, además mi fuerte es la carrera. A esa velocidad y por cebarme en no perder la estela, no comí en los 90 km y después me tuve que poner a andar a pie pues estaba vacío.

Aquí lo más importante en un triatlon de LD comer incluso aunque no te entre. Siempre si se hacen test previos de que comida puedo asimilar a esos ritmos mejor.

-Yo sufrí un olvido muy curioso, la carrera era un sábado a la tarde, me subí al coche y se me fue la cabeza, me puse a conducir y acabé en mi trabajo, claro que me costó tiempo el olvido, pues no llegue al triatlon. Para colmo la ley de Murphy por el camino, me paró la guardia civil en una rotonda y me cayó una multa por no tener bien sujeta la bici.

El consejo aquí es contundente, cuando te dirijas a la competición ten claro el destino final. Por otro lado con el afán que hay ahora de asaltar al ciudadano cuanto menos cosas se deje al libre albedrío de la policía mejor.

-Mi despiste fue de lo más cañero, cuando estaba preparando el alimento para la carrera, mezclé los líquidos en bidones diferentes. En mi bidón puse el del biberón del niño y en el biberón del niño el combinado de geles. Mi sorpresa fue cuando a los 10 km del ciclismo di un sorbo y me extrañó el sabor a leche con cereales, no le di importancia pues creí que se trataba de un sabor nuevo. Lo malo fue el niño que se merendó medio biberón de geles, con la consecuente noche que nos dio.

En fin mi consejo es un refrán,  “ quien con niños se acuesta….”

-Se me olvidaron hinchar las ruedas antes de la competición, me di cuenta nada más subirme a la bicicleta, pero no tenía bomba, estaba claro que al final terminaría pinchando con la consecuente retirada.

Hay cosas claves de revisión antes de una carrera, hinchar las ruedas es fundamental.

-Mi caso creo que es de juzgado de guardia, me inscribí a un triatlon y no se porqué me quedó en el subconsciente que tendría lugar el domingo, aunque la hora, 2 de la tarde me parecía algo rara. En efecto el domíngo sin prisas fui al lugar y me extraño no ver a nadie, algo lógico por otro lado pues la carrera fue el día anterior.

Tu lo has dicho de juzgado de guardia, antes de ir a una carrera, saber con exactitud la fecha, hora y lugar.

También podría gustarte Más del autor