La asombrosa historia de Starykowicz

De una carcel de Emiratos al record del mundo en los 180 km de un IM.

El flamante vencedor del IM de Florida Andrew Starykowicz, tiene una hollywoodiense historia detrás de él.

Su potencial en bici, donde acaba de obtener el record del Mundo de IM en ese segmento con una bici española, la Orbea Ordu, es impresionante. Ya en distancia olímpica sin drafting daba recitales, pero fue en Abu Dhabi donde se hizo más conocido por reventar a toda la elite mundial pese a sufrir una caída que le dejó el hombro maltrecho.

Pese a ello llegó primero a la T2 con un parcial de 4 h 28 m en los 200 km, posteriormente abandonaría en la carrera a pie, con grandes dolores en el hombro. Allí y tras esa caída comenzó un calvario que le privó de clasificarse para Kona.

En pleno segmento ciclista, y cuando tenía una ventaja considerable, Starykowicz se estrelló contra una voluntaria británica que estaba recogiendo botes del suelo, cuando marchaba a más de 50 km/h.  La voluntaria quedó tendida en el asfalto, y Andrew pudo continuar, previamente asegurándose de que la voluntaria recibía ayuda médica.

Sin embargo su sorpresa vino al día siguiente, cuando fue llevado a comisaría para declarar por un acto que en Emiratos Arabes se considera delito de golpear en circulación y huir. Cuando estaba rellenando la declaración, (en la que según su versión y la de la organización el triatleta se aseguró antes de proseguir en carrera que la voluntaria se encontrara en manos de un médico), fue metido en prisión por un día, todo esto con unos dolores terribles en el hombro.

Posteriormente se le requisó el pasaporte y fue llamado a declarar por el fiscal. Durante un mes, estuvo sin poder abandonar Emiratos Arabes, ya que cada día el fiscal le requería algo distinto. Al final tras un mes horrible y sin recibir la atención médica adecuada logró un trato con el fiscal por el que pudo abandonar Emiratos Arabes por una cantidad de dinero a modo de fianza. Para ello tuvo que pedir un préstamo, pero la fiscalía le aseguró que la cantidad se le devolvería cuando la voluntaria saliera del estado critico, cosa que sucedió a las 6 semanas.

Cunado por fin llegó a los USA, fue al médico y descubrió que tenía fractura de clavícula. Tuvo que ser operado, y para colmo siguió esperando el reembolso de la fianza que nunca llegó. Meses más tarde le ha llegado la recompensa en las costas de Florida con su triunfo.

También podría gustarte Más del autor