-

Versión de Antón Ruanova sobre la T2 del Sprint

Conocemos la otra versión de lo ocurrido en el Cto de España Sprint.

Antón Ruanova, publicó en su web  http://www.antonruanova.com/  su versión de lo ocurrido en la T2 de Madrid, algo que nos puede dar una percepción más exacta de los hechos, pues nos ayudará a ver las cosas desde el segundo punto de vista que nos faltaba, tras haber leído la versión del vencedor Oscar Vicente. El propio Ruanova nos dio permiso para publicarla.

Justo antes de bajar, entro en el grupo. ¡Ufff!, respiro. No apostaría ni un helado a que lo conseguiría cuando me sentía atrapado con el neopreno en la natación. Última vuelta. Último repecho. Tímidos ataques salvo un buen palo de Raña. Segunda Transición. Ataco demasiado pronto. Me quedo sin fuerzas justo cuando había que tenerlas para colocarse. Empieza el caos.

No hay línea de desmontaje. Pasillo estrecho que provoca caídas y pisotones. Los conos señalan mal nuestro recorrido en boxes. ¿Seguimos? Un juez nos manda llegar hasta arriba. Otro que tenemos que pasar tras él al fondo de boxes. Las barras donde debemos colocar nuestras bicis no tienen número con el que podamos localizar nuestra posición. Los 40€ de inscripción tampoco llegan para pegatinas que numeren las cajas donde tenemos que colocar todo el material. Conclusión: la ley de la jungla.
Unos hacemos todo el recorrido previo salto de conos. Otros incluso hacen más, llegando dos veces al fondo de boxes. Y los más “listos” por no decir tramposos, salen de boxes sin recorrer el pasillo y ganando no menos de 15″. Entre ellos, el “ganador” oficial que para mi no real, Óscar Vicente. Los últimos 5km no tienen historia para mi. Malas sensaciones que solo puedo despistar en los minutos finales. Undécima posición para mi, y subcampeonato de España para el Arcade Inforhouse. Pero el cuento no es ese, el cuento es la vergüenza de organización. A las equivocaciones de jueces y falta de recursos materiales y personales (los económicos si fluyen correctamente con un fin de semana de buen business multiplicando caras inscripciones por miles de inscritos) se suma la inseguridad que sufrimos durante el recorrido ciclista: ambulancias y coches en contra mano, ciclistas, paseantes y perros cruzando delante de nosotros sin la menor señalización,…
Es hora de los deportistas. En un gesto que parecía imposible, unos veinte atletas entre los que estábamos prácticamente todos los que luchamos en cabeza, nos unimos para reclamar nuestros derechos. Lástima que siempre haya alguno que solo mire para si mismo. Y más lástima que algunos se retractaron de lo firmado defendiendo la validez de unos resultados absolutamente desvirtuados. Poderoso caballero es Don Dinero. Pero es la hora de los deportistas. Solo nosotros, la unión, puede defendernos ante tantas situaciones donde vemos pisoteados nuestros derechos.
Foto: Del Castillo

También podría gustarte Más del autor