Análisis de la prueba olímpica femenina

24 horas después de la prueba olímpica femenina, toca hacer un análisis de los allí ocurrido.

Si vemos el resultado final, la prueba ha sido como muchas de las antiguas Dextro en las que la llegada al sprint, estaba a la orden del día, algunas eran también protagonistas. Aun recordamos aquella de Madrid con 5 chicas sprintando

No hubo sorpresa pues había dos claras favoritas Spirig y Jenkins muy probablemente a partes iguales, una de ellas venció.

El problema para las británicas vino desde la misma natación, Lucy Hall hizo su trabajo, pero demasiado bien, o mejor dicho se extralimitó en sus funciones. Su ritmo la hizo quedarse sola de salida, que era lo contrario a lo que se esperaba, por otro lado al ser solo una vuelta y no salir a tierra para ver referencias, hizo que el hueco aumentara más, y eso que pudimos ver a Hall dar alguna brazada a espalda para comprobar.

El tema fue que Jenkins no salió en el grupito de 7 en el que solo Bennett y Harrison de las favoritas entraron, faltó poco pues si bien las perseguidoras salieron a 1:01 comandadas por Nordem, las 8 primeras de estas eran además; Jenkins, Groff, las 2 españolas, una rusa, Vodickova y la otra británica, es decir que se hubiese formado un grupo bestial que nos hubiese hecho pensar en las medallas.

Sin embargo Spirig nadó muy bien, hizo una de las más rápidas transiciones y pronto con ayuda de otras triatletas, entre ellas vimos a Ainhoa en los primeros kilómetros relevando, formó el grupo cabecero.

Un factor importante en las primeras tres vueltas del ciclismo fue la fatídica curva de Buckingham Palace, que dio con los huesos de muchas en el suelo, entre ellas una de las favoritas al podio Moffatt que se encontraba en el grupo bueno, teniendo que retirarse. Aparte el asfalto mojado en tramos, provocó  pinchazos, entre ellos el de Jorgensen, quién nadó muy bien y se encontraba en el grupo de cabeza, muy probablemente hubiese sido oro.

Por lo demás el ciclismo fue un mero trámite, sinceramente no me extraña que las televisiones no lo quieran y se vaya a rebajar a 20 km, una hora así aburre hasta a los más forofos, solo le veo una solución: con los medios que tiene ahora el triatlon, volver al No Drafting.

Así los 43 km sobre las dos ruedas, nos dejaron a Hall cumpliendo perféctamente su cometido, para eso la llevaron, y llevando la ventaja del grupo cabecero a los 2:10 al paso por la penúltima vuelta, algo que dejó fuera de combate a la única aspirante al podio que quedaba en condiciones persiguiendo, la chilena Riveros, quien a la postre corrió en tiempos de Top 5 sin motivación de medalla. La joven británica se desfondó en la vuelta final y las perseguidoras recortaron 50 sg en7 km, entrando a 1:20.

Finalmente la carrera a pie fue lo más espectacular. No se salió a un ritmo Brownlee, aunque si muy fuerte cosa que hizo que al paso por el primer kilómetro y medio 11 triatletas aguantaran en cabeza. Fue entonces cuando Densham tomó el mando y el grupo se quedó reducido a 6. Pronto cedió Ainhoa y poco más tarde Hewitt. Después durante la tercera vuelta, ya se veía que Jenkins no estaba fina y a cada tirón cedía un metro. La americana Groff animó la fiesta al paso por el kilómetro 7.5 , vino desde atrás sin cebarse en los primeros embistes, y enganchó a la cabeza de carrera.

En el km 8, Spirig tomó el mando soltando a Jenkins. Su ritmo fue incrementándose hasta cruzar la meta donde una sprintadora nata, la gigantona sueca Nordem se lo puso muy caro, de hecho fue la foto finish la que dejó las cosas más claras, Spirig ganó por su pierna, ya que la norma es lo primero del cuerpo que pase la meta, así como vemos en la foto, Nordem pasa primero la cabeza y el pecho. También Densham llegó al sprint aunque cedió a 100 metros.

Finalmente un acontecimiento muy emotivo fue el de la niña prodigio Findlay, quien al igual que entró de la nada a ser la mejor del mundo, desapareció de golpe y ha estado inédita en el último año. Se presentó en los juegos siendo una incognita, pero ya en la natación, salió muy descolgada, se vio que no llegaba en forma, aun así logró no ser doblada, en la carrera llorando se intento retirar pero su entrenador la dijo que siguiera, y acabó última, pero dando una lección de porfesionalidad.

En definitiva una carrera vibrante, a la que lamentablemente cara al espectador, sobró el ciclismo, pero que la tremenda igualdad hizo que la carrera a pie fuese espectacular.

Con este triunfo Nicola Spirig, por cierto patrocinada por marcas españolas BH en bicicletas y Spiuk en casco, a sus 30 años se convierte en una de las mejores triatletas de todos los tiempos, campeona del Mundo junior en 2001, ha ido cumpliendo etapas, estos eran sus terceros JJOO; 19ª en Atenas 2009, 6ª en Pekin 2008 y oro en estas. Entrenada por Brett Sutton, ha sido la única de todas las participantes, junto a Vodickova, que ha preparado estos juegos corriendo Media Distancia, hacía 2 semanas arrasó en el 70.3 de Amberes, algo que lejos de restarla chispa la ha dado un potencial en bici que hizo que se bajase en la T2 más entera que el resto.

En cuanto a las nuestras carrerón de Ainhoa, finalmente 7ª, dando más de lo mejor que llevaba, durante los dos años previos ha rondado esos puestos, pero siempre faltaba alguna en las Series Mundiales, 6ª fue su mejor resultado, pero aquí estaban todas y jugándose todo.

Marina Damlaimcourt también otro carrerón, finalmente 24ª, hizo la natación de su vida la permitió llegar a la T2 con opciones a todo. Después se vino abajo en los 3 kilómetros finales perdiendo 8 posiciones aun así corrió por debajo de 37.

Zuriñe, finalmente la 44, salió del agua en la misma posición, pero pronto se metió en el grupo perseguidor donde al principio dio muchos relevos, posteriormente la carrera a pie fue su cruz yéndose por encima de los 40 m.
Foto: COI

También podría gustarte Más del autor