El coaching y tu primer triatlón

Si tienes como reto terminar tu primer triatlón, te será útil poner en marcha tu propio proceso de coaching para lograr ser un “Ironman”

No importa cual es tu nivel, cuales sean las circunstancias que lo dificulten o posibiliten, o lo que entiendas de este deporte, lo importante es que tengas clara tu meta: finalizar tu primer triatlón. 

Busca la meta lo más precisa posible, ponle fecha y lugar a la competición. Es importante que se trate de un desafío, ¿Te motiva hacerlo? ¿Qué te va a aportar lograrlo? ¿Es algo posible de conseguir? Visualízate cruzando la meta, emociónate con tu momento de gloria, sueña despierto celebrando el éxito de tu desafío, eres de hierro. 

Es el momento de pararte a pensar qué has hecho hasta ahora para lograrlo, ¿De qué partimos? ¿Cuál es tu nivel? Es importante que pienses primero en la meta, puede que si te centras únicamente en la situación actual nunca aceptes tu propio desafío. Mirar hacia la meta activa la búsqueda de soluciones, centrarse en el punto de partida multiplica las excusas para no hacerlo. 

¿Qué puedes hacer? Nunca antes has hecho triatlón, a si que hay mil y una cosas que puedes hacer, bueno, tres mil tres cosas, ya que son tres deportes.

¡Nadar, montar en bici y correr, todo junto! ¡Esto si que es todo un reto! Suma todas las opciones, busca nuevas, reinvéntalas, consulta… En definitiva, respira triatlón y las ideas irán creciendo solas. Las habrá disparatadas, también brillantes y de las disparatadas surgirán brillantes. Disfruta con el camino, con la incertidumbre y meditando… ¿Que más puedo hacer para terminar mi primer triatlón? No olvidéis que una gran idea es pedir ayuda y que cuanto más tuyo sea el proceso, más tuyo será el triunfo.  

¿Qué vamos a hacer? Ha llegado la hora de tirarse a la piscina, de ponerse el casco y de calzarse las zapatillas, en definitiva de pasar a la acción. Ten claro que si no te pones en marcha en vez de terminar un triatlón coleccionarás otra decepción. Recuerda todos los días lo que te motiva a hacerlo, este es nuestro objetivo final. Ahora divídelo en pequeñas porciones, pequeños logros a conseguir semana tras semana. Si consigues poner pequeñas metas, en pequeños espacios de tiempo y coleccionas esos logros, no sólo superaras el desafío, si no que además habrás disfrutado del camino. Comerte esas pequeñas porciones incrementa la motivación, y que tus esfuerzos se vean recompensados más rápidamente; no hay mayor refuerzo que el que nace de uno mismo. ¿Qué puedo hacer hoy para estar más cerca de mi momento de gloria? Pregúntate esto cuando menos te apetezca salir a entrenar.

¿Qué te motiva en tu día a día? Busca la forma de relacionarlo con este gran deporte y no dudo que lo que hoy te parece cosa de locos, luego te parecerá una forma de ver la vida.  

Sólo te planteo como enfocar tu mente para conseguir tu primer triatlón; esto es únicamente el catalizador para que una idea se convierta en experiencia. Ahora te toca concretar el planteamiento físico, enfocar tu cuerpo para lograrlo. 

Piensa: con este planteamiento, ¿no esta en tu mano alcanzar cualquier desafío que te propongas? ¿Un ironman por ejemplo?

www.edlitamcoaching.com

También podría gustarte Más del autor