La curiosa historia de Nathan Byrd

Intentará acabar un Ironman con un entrenamiento exclusivamente indoor, y entrenando la natación con una caja fuerte.

Desde Iroman.com nos llega la historia de Nathan Byrd, un joven norteamericano de 28 años, al que un cambio en su trabajo, le hizo ponerse el reto de acabar un Ironman.

Nathan fue destinado a Afganistán por su compañía, como miembro de un Comité Internacional de Rescate. Actualmente vive en Kabul, y solo se comunica con su familia a traves del Skype. Para superar este cambio en su vida y lo que vive en aquella ciudad, se marcó un IM como reto.

Vivir en Kabul, le supone un peligro entrenar fuera, por ello este fin de semana afronta el IM de Sudáfrica, entrenado únicamente de forma Indoor.

Poca cosa ha tenido a mano para entrenar, una cinta de correr, un rodillo con una bici de triatlon, y una caja de seguridad que utiliza como pesas y con la que hace los entrenos de natación a base de levantar peso, ya que tampoco cuenta ni tan siquiera con una piscina interior. Aparte como se observa en la foto, la ventilación en la sala donde entrena y trabaja es escasa, puesto que está blindada con sacos de arena para evitar las bombas.  

Lo único que espera es terminar, puesto que no sabe que es sentir el agua, ni el viento cuando pedalea, ni el asfalto cuando corre. Todo ello lo hace para tener un impacto positivo en las personas.

Por otro lado, y tras leer sus declaraciones a www.ironman.com , se ve que Nathan se ha exprimido la cabeza hasta puntos insospechables, tiempo, aburrimiento y soledad ha tenido para dar y tomar.

Veremos si lo consigue, todos apostamos a que si.

Foto: Kirsty Clark

 

También podría gustarte Más del autor