-

Elite en peligro de extinción

La ausencia de premios en metálico, y la dificultad para encontrar sponsors dejan a la elite en una difícil situación.

La llegada del nuevo calendario http://www.triatlonchannel.com/calendario/  ha provocado que nos hayan llegado a la redacción quejas de varios triatletas de elite sobre los premios en carreras y desaparición de los mismos. El tema es complicado, pero en esta ocasión nuestro punto de vista es claro.
En primer lugar todo el problema viene de tres aspectos:

El primero, la falta de una Asociación de Triatletas Elite, Profesionales o como se les quiera llamar.
El segundo es la falta de consenso entre estos, motivada por los intereses encontrados de cada uno.
Y el tercer aspecto es la disparidad de criterios a la hora de ver y entender el triatlon que existe entre la elite española.

Esta falta de criterio unificado es aprovechada por ciertos organizadores, organismos y otros estamentos, para tratar a la elite, con perdón por la expresión, como a una mierda.
Sin embargo, los anteriormente citados, no son los culpables, puesto que aquí hay una ley de oferta y demanda que rige el mercado. En este caso concreto de premios en carreras, los organizadores también hacen un trabajo y arriesgan su patrimonio, por lo que tienen todo el derecho del mundo a decidir que es mejor para su negocio. Lo que está claro es que nadie obliga a nadie a correr una u otra prueba. Por lo tanto, si una carrera no tiene premios y gente de elite participa en ella, mejor para el organizador. ¿ Quien es el culpable ?, evidentemente el que participa.

Primero hay que ver que se entiende por elite. Nosotros creemos que una persona que dedica más de 30 h a la semana en entrenar, contando todo lo que lleva el entrenamiento, traslados, calentamiento, entrenamiento invisible, etc etc.. es elite, independientemente de su rendimiento. Una persona que se priva de muchas cosas para rendir más, y que se cuida para estar más fuerte, esa persona puede llamarse elite. Más de 30 horas, supone una jornada laboral cercana al 75%. Por eso, si esa persona va a carreras sin premios, y deja que su esfuerzo y dedicación no se lo reconozcan, el culpable es él que va a esa prueba. Distinto es que se vaya a una prueba sin premios, pero con fijo de salida.

Me da igual las escusas múltiples que hemos escuchado del porqué voy a esa prueba; que si es obligatoria para estar en un Cto oficial, que si me clasifica para un pollo en Europa, que si mi club me obliga, que si menganito va y me pasa en el ranking…. Da igual, si vas a una carrera sin premios: NO TE QUEJES, estás regalando tu trabajo.
Hay muchas carreras en España con buenos premios, carreras con nombre propio, a las que la elite debería acudir en masa, y hemos notado que en ocasiones no van tantos elites. Acudir en masa a ellas sería un primer paso para cambiar las cosas.
Pondremos un ejemplo de una prueba que no nos patrocina, para evitar pensamientos erroneos:
El triatlon de Zarauz; una prueba que como la inmensa mayoría de las organizaciones en este país, sufrirá los recortes de los ayuntamientos de forma contundente en 2012, sin embargo una cosa salvarán pese a tener que apretarse el cinturón en sus beneficios, los premios en metálico, algo que les honra, y asegurará el espectáculo y calidad de la prueba. Zarauz es una muestra de otras muchas esparcidas por la geografía.

En definitiva, la elite, pros o como se quiera llamar son el ejemplo en el que se miran muchos de los populares, ellos tienen la posibilidad de cambiar muchas cosas, pero para ello se necesita una unión.

No queríamos terminar el artículo sin hacer una breve mención a otro tema que pone a la elite en peligro de extinción, los patrocinios.
Muchos cracks , hablando en plata, las están pasando putas para que tan siquiera les cedan una bici, que al final de temporada devolverían. Afortunadamente hay marcas de bici, que es para hacerlas un monumento, pues se están dejando la piel en los triatletas.

Otro caso escalofriante lo conocimos hace unos días, cuando a un Mega Crack, le ofrecieron como favor de su vida 1000 € en zapatillas por anunciar esa marca de calzado, lo peor es que el que se lo ofreció, se quedó tan ancho, si cuela cuela.

Otro ejemplo, dos grandes triatletas se quedan sin patrocinio de bici porque el importador decide apostar por dos entrenadores supermercado, que de acuerdo, estos entrenadores le venderán entre sus pupilos 10 bicis al cabo del año, pero ¿ cuantas bicis has podido vender en los dos o tres años de patrocinio a esos atletas, porque estos que te han ganado carreras y han salido en los medios especializados luciendo tus bicis ?

Otros ejemplos, gente que no está cobrando los premios de alguna carrera, o algunos sponsors no les dan lo que les prometieron. Otros se tienen que costear de su bolsillo las carreras y así otros muchos ejemplos.

Son tiempos difíciles, todos estamos sufriendo la crisis, pero está en manos de todos ayudar en lo posible a la elite, porque un deporte sin ídolos no tiene sentido.

También podría gustarte Más del autor