-

¿ Que fue de…. ? Carlos Gil

Antes de empezar tenemos que decir que en los 4 años de Triatlon Channel, es la primera vez que nos hemos quedado impactados con una entrevista, recomendamos leerla hasta el final.

Hola Carlos, llevas unos años fuera del mundillo aunque sin dejarlo del todo, para los que no te conozcan, cuentanos ¿ cómo te iniciaste y cuando y porqué te captaron para la Blume de Madrid ?
 
Me inicié en el triatlón gracias a mi hermano mayor, Miguel, que fue el primero que descubrió el triatlón para todos nosotros. En los inicios el me guió y fue mi referente. También me puso en contacto con José Luis Cano, extraordinario triatleta y entrenador, que sigue rindiendo a un nivel altísimo. A partir de ahí empecé a entrenar y descubrir el triatlón poco a poco.
Enseguida hice 5º en el campeonato de España de triatlón del año 1997, donde ganó Eneko. A partir de ahí empecé a conocer lo que era el triatlón profesional y las carreras a nivel internacional. Cuando descubrí aquello, supe que quería provar e intentar vivir de aquello. Así en el año 1999 me becaron en Madrid, para ir a la Blume a entrenar. Imagino que verían en mi una opción interesante en su momento.
 
En esa época estudiabas una carrera, ¿ cómo lo compaginabas?
 
Estudié Ingenieria en Química Industrial, en la UPC de Barcelona. ¿Que cómo compaginaba? Uff! era complicado. La gran mayoría de días me levantaba sobre las 6 de la mañana para ir a nadar. Cuando empezaba las clases ya había hecho una sesión de entreno. Después hacía otra sesión al mediodía, si salía en bici o bien por la tarde si iba a correr. El fin de semana era similar. Fueron unos años en los que entrenaba, estudiaba, comía y dormía. Puede parecer una vida un poco monacal, pero con los años, una de las cosas más significativas que me ha aportado el triatlón es el gusto por una vida ordenada, sacrificada si se quiere llamar así, por hacer cosas productivas y por la búsqeda de la mejora constante.
También he de decir que los últimos cursos ya iba mucho menos a clase por dos razones: Porqué no era productivo ir a una clase donde un “profesor” te leía un temario o te hacía demostraciones de fórmulas que encuentras en los libros y porqué ya veía que no me iba a dedicar a lo que estaba estudiando, e intuía que me había equivocado de carrera. A día de hoy me reafirmo: me equivoqué de carrera.
 
¿ Te acuerdas del tipo de entrenamientos de aquella época ?
 
Nadando lo hacía casi todo con un club de natación. Un buen amigo mío y actual triatleta, David Royo, estudió la carrera conmigo. Él entonces era nadador. Yo nadaba con ellos, y luego salíamos de entrenar e íbamos a la universidad. Eran entrenos de entre 4000 y 5000m, muchos de ellos bastante duros la verdad. Te diría que no eran lo mejor para triatlón, pero si para ir haciéndome como atleta.
La bici al principio era una animalada. Quedaba con Paco Godoy, Matías LLobet, Cano, Héctor Colon, etc. Simplemente era ir detrás de ellos hasta que aguantaba. Era salir, y enseguida ponerse a tirar ellos y yo ahí detrás aguantando el chaparrón. Después cuando ya conseguí más nivel fue diferente. Empecé a salir más solo y hacía la cosas con más orden.
La carrera a pie era similar a la bici.  Salíamos a correr 10km por ejemplo, pues los podíamos hacer perfectamente en 35 o 34 m. Después, lógicamente, en muchos triatlones corría mucho más lento. En la carrera mi maestro fue Matías Llobet. Él corría mucho más que yo y fue el que me enseñó un poco un mundo que para mi era desconocido.
En cuanto al gimnasio hacía algo de pesas, pero poca cosa y sin continuidad durante el año. Igual llegaba marzo, y ya no hacía más.
Masaje, estirar o otras medidas de recuperación, nada de nada.
 
Llegaste hasta el segundo ciclo olímpico, ¿ qué te faltó para estar en Athenas ?
 
Llegué hasta el tercero, que fue el de Pekín. En el ciclo olímpico de Atenas, sufrí una lesión importante en el año 2003. En una copa del mundo en Gyor (Hungría), en una caida en la bici, me fracturé el fémur izquierdo. No me recuperé hasta bien entrado el año 2004. Eso me sacó de la lucha por las tres plazas olímpicas. De todas formas en aquel ciclo Iván Raña era indiscutible. Eneko también estaba por encima. Después para la tercera plaza si me veía con posibilidades, hasta la irrupción de Javier Gómez Noya. Con esta situación podría haber luchado por estar, pero había gente mucho mejor que yo.
Hubiese sido complicado lograrlo. Además luego la dirección técnica decidió llevar un hombre fuerte en bici para hacer labor de equipo y determinó que Xavier LLobet era el hombre idoneo. Con lo cual si Javier Gómez Noya se quedó sin plaza, pues imagina yo.
Después en el ciclo olímpico de Pekín, llegué hasta el 2007, donde disputé las 2 primeras pruebas de copa del mundo: Australia y Japón. En ese ciclo desde la dirección técnica no contaron conmigo inicialmente por discrepar con ellos, por no pensar como ellos y hacerlo público.
Después ante los resultados, si se contó conmigo una vez iniciado el ciclo. En las competiciones que corrí estube a un buen nivel para mi. Pero no daba ya el nivel necesario para sacar una plaza olímpica, donde has de estar entre los 15 primeros con habitualidad para poder conseguirlo. Y no era mi caso. Yo lo podía hacer puntualmente, pero mi nivel como triatleta era inferior a lo que se requería para lograr el objetivo.
 
En tus años de full time, ¿ hubo alguno que el triatlon te dio para comer ?, es decir ¿ fuiste económicamente profesional en algún momento ?
 
Yo viví del triatlón desde el año 1999 hasta el año 2007. Hubo años en los que ibamos paseando por Madrid, iba al cajero a sacar dinero y a lo mejor me quedaban 10000 de las antiguas pesetas o menos, en mi cuenta. Pero como vivía sin gastar mucho, pues no heché nada en falta. Después, en los mejores años gané más dinero del que habitualmente gana una persona normal en un trabajo hoy día. Conseguí hacer unos ahorros puesto que como te digo desde siempre he sido austero y no me dicen nada los lujos (aunque me guste vivir bien como a todo el mundo). Gracias a ellos pudimos acceder a comprar una casa o ayudar a montar el centro de osteopatía que actualmente tiene mi mujer.
Eso si, siempre tuve claro que aquello acabaría, que después había que trabajar y siempre estuve en contacto con la realidad, algo complicado cuando eres triatleta profesional, pues es difícil salir de esa burbuja.
 
Que ocurrió para que dejaras la Blume, o ¿ fue una fase que llegó a su fin ?
 
Fue el final de una etapa. Igual que al inicio unos me enseñaron el triatlón y me lo descubrieron, en Madrid aprendí mucho al estar en contacto con los mejores. Como deportista y persona también me ayudó. El otro día vi un reportaje de La Masía (donde el Barça trabaja con su cantera de forma ejemplar), y me recordaba a aquello que viví. Era igual! Pero llegó un momento, en el que ganaba lo suficiente como para vivir a mi aire, con los mios, en mi casa. Organizarme a mi aire, como mejor me convenía. Y eso me hizo decidir por salir de allí.
Guardo un extraordinario recuerdo de todo aquello. Hice amigos para toda la vida. Pero si hay que poner un pero te diría que allí tiendes a acomodarte porque todo es muy fácil: comida, limpieza, acceso a fisios, médicos, instalaciones, etc. Y eso en un deporte como el triatlón no es bueno. Yo me acomodé un poco, pero reaccioné y volví a la senda que me ha funcionado: trabajo duro sin excusas.
En 2005 logras ser Campeón de España, como preparaste esa prueba
 
Hay que tner en cuenta que venía de la fractura de fémur que me dejó KO hasta finales del año 2004. El inicio de 2005 fue progresivo para volver a hacer las carga que hace un trialteta profesional. Partiendo de eso fui mejorando poco a poco durante la primera parte del año.
Después de la copa del mundo de Madrid, fui a entrenar a Font Romeu 4 semanas. Bajé de allí un viernes y fui a competir directamente a Luxemburgo. Allí nadé mal y me tuve que pegar una paliza en bici en solitario para intentar llegar al primer grupo en un cirucito muy duro. Luego me bajé a correr y sin buenas sensaciones hice uno de los mejores parciales. Vi que estaba listo pese a no sacar un buen resultado allí.
La semana anterior entrené duro, sin bajar mucho, Y llegué al Campeonato de España en perfectas codiciones de hacer una buena carrera. Competí bien y gané.
De todas formas ese año gané el campeonato de España porque Iván Raña no corrió, lesionado, y Javier Gómez Noya tenía reitrada la licencia. Con ellos dos en liza, ganar no hubiese sido posible, pues eran muy superiores a mi. Dicho esto, si fui el más fuerte que el resto ese día. Me enorgullece haber superado a triatletas mejores que yo como Eneko o Clemente. Pero insisto, eso no quiere decir que fuese mejor que ellos. Es mas los conozco, y eran mejores triatletas que yo.
 
Sigues en 2006 en competiciones internacionales, pero de repente lo dejas,¿ porqué ?
 
Lo dejé en Mayo de 2007. Lo dejo porque quiero cambiar de vida. No sentía el deseo de continuar haciendo entrenamientos de según que nivel, de seguir hipotecando todo por el triatlón, de pasar tantos días fuer de casa, de viajar tanto, etc. Soy una persona que tiene muchas más inquietudes: leer, estudiar, informarme, estar con los míos, etc. En fin infinidad de cosas que ahora disfruto y que con el triatlón profesional no son posibles.
Lo venía sintiendo desde el 2006, Pero fui tirando un poco por inercia. Pero llegó un momento en el que reflexioné y lo vi claro: había llegado el final de aquella etapa. Podría haber reorientado mi carrera deportiva hacia la larga distanicia, o otras carreras diferentes (no de nivel máximo como eran las copas del mundo), pero sentía que era aplazar una decisión que estaba dentro de mi.
Me alegro de haber puesto punto y final a mi carrera como triatleta profesional en ese momento.
En España hay un gran vacío para el deportita de élite al finalizar su carrera deportiva. Existe una oficina de atención al deportista que en teoría se encarga de ayudar al depotista pero no funciona. No soy quien para dar consejos a nadie, pero con la actual situación económica y social, el panorama es muy complicado para un deportista que acabe su carrera y no tenga algo a lo que agarrarse.
 
¿ A qué te dedicas ahora ?
 
Actualmente soy funcionario de la Generalitat de Catalunya. Soy padre de dos hijos maravillos. El mayor tiene dos años, la pequeña tiene casi 7 meses. Estoy casado con mi mujer Mª Carmen desde hace tiempo, y la verdad nos va my bien y vivimos felices.
Sigo entrenando a diario (no le he dejado de hacer nunca. De hecho, lo que más me gusta es entrenar, por encima de competir). Hago algún marathon, sin grandes pretensiones aunque si intentando ser competitivo. El último que corrí fue el de Estocolmo donde acabé en 2h35. Como te digo nada espectaclar, pero si que me gusta entrenarme con sentido y de forma ordenada y constante.
Actualmente mi prioridad número uno es mi familia, mis hijos y mi mujer. Por ello me dedico más a correr que a otra cosa. Pero he sido, soy y seré triatleta. Volveré a hacer triatlón sea al nivel que sea. porque lo llevo dentro y me encanta. Sigo la actualidad a diario, admiro a los grandes triatletas y sigo en contacto con gente como Clemente, Javi, Omar, etc. para ver como está la cosa actualmente.
 
¿ Has intentado volver ?
 
Simpre he sido un triatleta popular, que circunstancialmente fue profesional. Pero ya te he dicho que siempre seré triatleta. Aunque no compita ahora. Lo volveré a hacer en el futuro, cuando nuestra situacuón personal / familiar nos lo permita más.
Después de dejarlo a nivel profesional, seguí corriendo en 2008. Incluso hice el IM de Niza. De hecho ese 2008, me lo pasé genial. Competía sin presión y lo disfrutamos enormemente.
Pero como te digo, tengo muchas inquietudes intelectualmente hablando (política, ciencia, historia, etc.), y auqnue me entreno a diario y me encanta el deporte en general y el triatlón en particular, el cambio de chip está más que hecho. Vivir en el pasado es no evolucionar, Y aquello fue para mi una etapa extraordinaria de mi vida, de la que guardo un gran recuerdo. Pero ahora mismo tengo en mi vida cosas extraordinarias que me hacen levantarme con mucha vitalidad todas las mañana.
 
Como ves el triatlon ahora desde fuera ¿ que cambios has visto ?
 
Desde fuera se ven las cosas con más perspectiva. El otro día fui a ver el Garmin Triatlón de Barcelona. Allí vi a un triatleta extraordinario como Fernando Alarza, hacer un carrerón. Y es una persona anónima, incluso para algunos del mundillo. ¡Imagínate!. Soy un gran seguidor y admirador del Barça. Y lo que genera cualquier jugador de ese equipo es de tal magnitud comparado con cualquier triatleta. Es bestial ver las cosas con perspectiva.
 
Me duele ver que hay muchos trialtetas de un nivel altísimo, que siguen en condiciones precarias. Sin embargo veo gente alrededor del triatlón que vive, y muy bien, del triatlón y del triatleta. Hasta que el colectivo no se una y se plante ante esta situación no hay nada que hacer. Son grandes deportistas, y muchos de ellos con buena formación. Hay que hacer un esfuerzo para que esto cambie. A mi alguien aún me tiene que explicar de forma convincente porqué el presidente de una federación, el director técnico, el entrenador tal, o el administrativo cual, viven del triatlón, cuando muchos de los protagonistas y sin los cuales esto no existiría, malvivien en el mejor de los casos, no se entiende. A otra escala, y sin que nadie intente ver paralelismo en la situación, ahí está el lockout de los jugadores de la NBA, la huelga de futbolistas en la primera jornada, etc.
 
Después hay un cambio en la base, donde se ha agrandado mucho. Pero a nivel personal, mucho de lo que veo para mi no es triatlón. Es otra cosa. Lícita, respetable, pero otra cosa. El triatlón para mi es esfuerzo, superación, entreno diario, competición, etc. Y ahora cuando ves algún triatlón multitudinario con gente caminando, gente hablando mientras compiten, saludando, distancias extremadamente cortas, relevos, etc. Eso para mi no es triatlón. Es otra cosa.
El triatlón de verdad para mi es aquel que practican los que se entrenan a diario, cada cual a su nivel, los que compiten de verdad, los que se esfuerzan, los que luhan por sus sueños mediante el esfuerzo individual y el sacrificio, los que un poco hacen de esto un modo de vida. Lo otro, es otra cosa. Seguramente necesaria para que aumente el negocio y llegue más dinero al triatlón. Pero cuando conocidos me dicen ! Yo conozco a uno que es triatleta ! y después ves lo que hace…pues NO, lo siento pero para mi eso no es triatlón.
En cuanto a la élite el nivel es altísimo. Se va a unas velocidades increibles. Ahí se ha subido un peldaño o dos con respecto al pasado. Es bestial verlos. Los admiro. También creo que el dopaje ha debido llegar al triatlón profesional, al igual que está presente en todos los deportes. Hay rendimientos muy sospechosos de gente, diría que turbia como mínimo. No me vale el decir que si no se pilla a alguien no se puede decir, puesto que el sistema de control antidopaje no es efectivo. Es una farsa en la que existe un contrasitema para evitar los positivos. Y acaba siendo una hipocresía, un farsa donde se hace ver que han pasado un control, cuando se sabe que los métodos no son efectivos. Por eso te digo, por lo que veo, por lo que leo, por lo que hablo con la gente, que el dopaje está presente en el triatlón y ha llegado a medida que el deporte ha crecido.
 

También podría gustarte Más del autor