Handicaps de Rendimiento I

Competir en las mismas condiciones sería ideal, pero la mayoría cuentan con Handicaps de Rendimiento.

Llegadas estas fechas, toca la hora de hacer balance del año,  analizar nuestras actuaciones, las de nuestros rivales y hacer planes para la siguiente temporada.
Un tópico que muchos de los que compiten se dicen así mismos sobre sus rivales es; cuanto ha andadado Fulanito este año, ¿ qué habrá hecho ? La realidad, es que la gente anda más por un cambio en sus circunstancias personales.
Estas circunstancias en efecto, hacen que no se vaya a las carreras en igualdad de condiciones. A veces son circunstancias impuestas contra las que no se puede hacer mucho, pero otras veces el triatleta es el que elige renunciar a unas cosas para tener otras.
Utilizando un simil animal, sin que nadie se moleste, hay cuatro tipos de triatletas, mulas de carga, percherones, caballos de carreras y pura sangre.
Una mula de carga no entraría en el juego de los Handicaps, ya que su objetivo final es acabar, no competir, les de igual el tiempo o el puesto, por lo que los Handicaps de Rendimiento no les afectan.
En cuanto a las 3 categorías restantes, evidentemente un percherón nunca podrá llegar a convertirse en un pura sangre, pero si en un caballo de carreras, y estos pueden llegar a ser pura sangres. Pasa lo mismo en sentido inverso, pero más fuerte, así un pura sangre si se ve afectado por Handicaps de Rendimiento puede convertirse en un percherón, es decir bajar dos escalones de golpe.
Dicho esto a continuación daremos una lista de los principales Handicaps de Rendimiento, ( factores que hacen que tu rendimiento se vea afectado y no te permiten competir en las mismas condiciones que otros. )

El primero es el Handicap de la Edad, esto es algo inevitable, te llega y te llega. Bajo nuestro punto de vista, y por supuesto experiencia, de los 19 o 20 años, y según las distancias y personas desde los 18 o 17, hasta los 35 todos entrarían en el mismo saco, la edad no es handicap aunque a partir de cietos años se pierden unas cualidades y se ganan otras.
Es a partir de los 35 cuando el rendimiento de un deportista comienza a bajar, lo hace lentamente cosa que hace que hasta los 40 en algunos casos te puedas mantener. Solo en Triatlon, se dan casos que rompen con la ciencia, así el ejemplo de Alexander quien con 38 años y tras toda una vida compitiendo bate el record de la mejor carrera del Mundo, es algo que solo se puede ver en triatlon. ¿ Os imagináis por ejemplo a Hincapie ganando a estas alturas el Tour de Francia, o a Chema Martínez batiendo el record del mundo de maratón, o a Popov batiendo el record del mundo de 1500 o de 400 ?.
Otros casos de desafío a la ciencia, los tenemos más cercanos, como Cano o Aja que con más de 42 o 45 años hacen los mejores tiempos de su vida de largo, igualmente después de toda una vida compitiendo.
Posteriormente a partir de los 40 el bajón físico es tremendo, ya no entrenas para mejorar, salvo en casos contra natura, ni siquiera para mantener, lo haces para perder lo menos posible. De hecho un ejemplo significativo lo podemos ver en el Cto de España de Elite, donde desde que se impuso el sistema de clasificatorios ningún mayor de 40 ha conseguido entrar por la vía buena, es decir clasificando en un clasificatorio en condiciones.

El segundo Handicap es el del Trabajo, aquí la perdida de rendimiento varía según un trabajo u otro. Una cosa está clara: cualquier acto que te saque de entrenar, dormir y comer, son segundos que se añaden a tu rendimiento.
Es decir, que entre los mismos pros hay diferencias, repito cualquier cosa añadida se nota, con lo que incluso tener una persona entregada a ti, es algo tu cuerpo lo notará, no es igual llegar de entrenar y hacer las tareas de la casa, que llegar de entrenar ponerte a estirar en condiciones y que te sirvan la comida y te recojan la casa. Dentro de los pros hay por tanto una pequeña diferencia, un trabajo de moda entre algunos de ellos es el de escudería virtual, algo que si bien lleva su tiempo se puede compaginar ya que se pueden mandar los entrenamientos una vez que termines los tuyos o en el día de descanso.
Palabras mayores es tener un trabajo que te quite tiempo real: no es lo mismo levantarte y tener todo el día para hacer tus sesiones de entrenamiento a tener un espacio determinado de tiempo para hacerlo. Por ejemplo, si te levantas sin ganas y hecho polvo y tienes de 7 a 8 de la mañana para correr una hora, muy probablemente según la fuerza de voluntad esa sesión no la hagas. Mientras que si te levantas en las mismas condiciones, y dejas pasar un tiempo, te desperezas en condiciones, desayunas y haces un poco de tiempo viendo la tele, muy probablemente a las 9 tengas ganas de entrenar y hagas el entreno. Así mismo no es lo mismo tener una hora para entrenar y aprovechar el tiempo en que llega el ascensor y te sube a casa, o el rato que estás en el ascensor de la oficina para estirar, que llegar de tu entreno, nutrirte bien, estirar bien y hacer tiempo para tu segunda sesión.
Por eso la gente con trabajo que entra en puestos de cabeza tiene un doble mérito. Pero aparte dentro de las personas con trabajo hay varios niveles según el tipo de trabajo, así dentro de los básicos, no es lo mismo 8 horas de oficina, a 8 horas de albañil, en efecto el oficinista sale con ganas de moverse, mientras que el albañil muy probablemente se ponga a entrenar reventado con lo que será incluso peor para su rendimiento.
Tampoco es lo mismo un trabajo de jornada partida a uno de 8 horas del tirón. Hay trabajos privilegiados el ejemplo más emblemático de triatleta es el de bombero, donde trabajas 1 o 2 días a la semana, y dentro del mismo trabajo te quitas entrenamientos, pues bien aun siendo bombero, hay diferencia con triatleta a tiempo completo, pues según que salidas tenga el bombero, le dejan varios días reventado.
El trabajo más perfecto de los que conocemos, incluso puede que más que el de pro, pues vives como un pro pero te pagan como un trabajador, es el de militar francés o alemán, donde por ser deportista de elite, solo curras un mes al año, que puedes hacer coincidir con tu mes de descanso y en el que puedes también mantener la forma, y el resto del año ni pasas por el cuartel, llevándote el sueldo íntegro. Un ejemplo son la mayoría de los franceses de LD, Sudrie y compañía.
Por último dos ejemplos más de Handicaps de Handicaps laborales es ser autónomo o empresario, donde aparte de tu jornada laboral, te llevas el trabajo y preocupaciones a casa. Otro el tener un trabajo con el mismo horario siempre, donde mal que bien te creas tu rutina, a uno por turnos, y si uno de esos turnos es nocturno ni te cuento.
Con todo esto no queremos dejar pasar la ocasíon de elogiar a una de las personas que más merito tiene en cuanto al Handicap Laboral, Iván Alvárez: autónomo, regenta un bar de copas y un restaurante, tiene un trabajo físico y de pie, para colmo trabaja por las noches y tardes. Pues con todo eso, es el mejor español en Hawaii 2011 incluyendo a los pros, además por si fuera poco a punto de entrar en el handicap de la edad.

Hay muchos más Handicaps que para no aburrir, analizaremos en próximos artículos.

También podría gustarte Más del autor